Inicio » Ecumenismo » La religión se puede utilizar tanto para el bien como para el mal

La religión se puede utilizar tanto para el bien como para el mal

21.02.2011. 19:30

Unidad en la diversidad


La conclusión del nuevo acuerdo, que permitirá a todos los estudiantes del Instituto Ecuménico de Bossey del Consejo Mundial de Iglesias recibir un certificado de acreditación de la Universidad de Ginebra, fue anunciada el miércoles.

Desde el año 2000, la Universidad y el Instituto han trabajado juntos para encontrar una solución a fin de que el creciente número de estudiantes, sobre todo de los países del Sur, que vienen a Bossey de escuelas que no están acreditadas a nivel internacional, puedan regresar a sus países con un certificado académico reconocido que acredite los estudios cursados en el Instituto Ecuménico.

Andreas Dettwiler, decano de la Facultad Autónoma de Teología Protestante de la Universidad de Ginebra, elogió el nuevo acuerdo citando al filósofo alejandrino del siglo III Origen: “¿Estás en camino? Si lo estás, entonces vas en la buena dirección.”

“Hacer teología significa estar siempre ‘en el camino’”, dijo Dettwiler. “La religión se puede utilizar tanto para el bien como para el mal. Bossey es valioso por su rigor académico y su enfoque reflexivo. Nos necesitamos mutuamente”.

Fundado en 1946 para formar a los dirigentes del movimiento ecuménico, el Instituto Ecuménico de Bossey ha colaborado con la Facultad de Teología de la Universidad de Ginebra desde 1952. Los estudiantes de Bossey que cumplieren los requisitos pueden recibir créditos académicos de la Universidad.

“Nuestra colaboración con Bossey figura entre las más antiguas que tenemos y tiene gran importancia para nosotros”, dijo Jean-Dominique Vassalli, rector de la Universidad de Ginebra, que cuenta con 452 de historia. “Este [acuerdo] representa una oportunidad extraordinaria para nosotros en nuestra búsqueda de una mayor proyección internacional”, añadió.

Hasta el establecimiento de este acuerdo, los alumnos de Bossey, que únicamente se matriculaban para un programa de un semestre, solo recibían un certificado del Instituto de Bossey, que era muy apreciado en la iglesia y el movimiento ecuménico pero carecía de valor académico.

Los dos nuevos certificados son: el Certificado Complementario en Estudios Ecuménicos para los estudiantes provenientes de escuelas acreditadas y el Certificado de Estudios Superiores en Ecumenismo con créditos de educación continúa para aquellos provenientes de escuelas no acreditadas.

El Instituto Ecuménico de Bossey sigue ofreciendo cursos de maestría y doctorado en estudios ecuménicos en cooperación con la Universidad de Ginebra.
 
Además de la nueva acreditación, el acuerdo contribuirá a que Bossey pueda aumentar su oferta académica, dijo el padre Ioan Sauca, director del Instituto Ecuménico. “Bossey podrá organizar programas más cortos sobre cuestiones que afectan a nuestras iglesias y sociedades en la actualidad”.

Estos cursos, elaborados en colaboración con la Facultad de Teología y otras instituciones especializadas en determinados temas, “podrían organizarse tanto en Bossey como en otras partes del mundo”, explicó Sauca.

                                                       ***
“No existe reflexión teológica alguna que no tenga lugar en el mundo vulnerable de Dios y en medio de las alegrías y el sufrimiento de la gente”, dijo el Dr. Olav Fykse Tveit en su primer informe como Secretario General ante una reunión del Comité Central del Consejo Mundial de Iglesias (CMI).

Tras su elección por el Comité Central en su reunión anterior, celebrada en septiembre de 2009, el Dr. Tveit comenzó a ejercer su mandato a principios de 2010.

El Dr. Tveit dijo que su experiencia el pasado año ha reforzado su convicción de que las Iglesias “están llamadas a ser una” en su fe, así como en su acción en nombre de una paz justa con dignidad para todos. “Estamos llamados a interpelar a quienes están en el poder para que escuchen los clamores de justicia y de un futuro común mejor”.

El secretario general describió el CMI “como una comunidad de iglesias ecuménica, mundial, comprometida, cuyos miembros son mutuamente responsables”.  Y añadió, . “estamos llamados a ser una organización establecida y sustentada con objeto de que las iglesias miembros establezcan relaciones conciliadoras y actúen juntas”

En el Consejo se combina la comunión espiritual con estructuras prácticas, “con el objetivo de obtener resultados mediante mejores relaciones”, así como “permaneciendo juntos a fin de poder actuar juntos”, dijo el secretario general.

Entre los ámbitos que preocupan especialmente al CMI, a sus iglesias miembros y a los demás copartícipes, el Dr. Tveit mencionó las relaciones y el diálogo interreligioso, las iglesias y la población de Oriente Medio, en particular, de Jerusalén y de toda Tierra Santa.
 
También mencionó a ese respecto los ministerios de servicio y de desarrollo que el CMI lleva a cabo en colaboración con la nueva Alianza ACT, la necesidad de sustentar la comunidad de mujeres y hombres en las iglesias y en la sociedad, los cambios en la iglesia y en el mundo que están creando un “nuevo panorama ecuménico”, y los problemas de justicia y paz.

Respecto de los problemas de justicia y paz, el Dr. Tveit se refirió a la Convocatoria Ecuménica Internacional por la Paz (CEIP), en la que esos temas ocuparán el centro de la atención, y que se celebrará en Kingston (Jamaica), en mayo de 2011.

El Dr. Tveit concluyó su informe oficial agradeciendo el apoyo del Comité Central de CMI. Y expresó, “He tenido el año más atareado y bendecido de mi vida”.

El secretario general añadió, “me he sentido particularmente inspirado por los encuentros y la cooperación con los jóvenes –ustedes  son el futuro y los componentes básicos del movimiento ecuménico. La participación de ustedes es siempre de gran inspiración y valoro mucho las contribuciones que aportan a nuestro presente y nuestro futuro. ¡Quiera Dios continuar dándonos fuerza y alegría en esta tarea y en esta comunidad”.

Al responder a las preguntas y observaciones del Comité Central, el Dr. Tveit reconoció que hay un anhelo general de avanzar hacia la unidad entre las iglesias, sobre todo  de formar una comunidad eucarística que permita a los cristianos de todas las tradiciones compartir el sacramento de la santa cena. 

También destacó la importancia de construir un “consenso estratégico” entre las iglesias “para poder hablar de una sola voz”.

CMI

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 11

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: