Inicio » Ecumenismo » Mejorar la Cooperación Ecuménica

Mejorar la Cooperación Ecuménica

28.09.2010. 06:15

Tanzani en misión 

 

A veces, para obtener agua limpia en un pueblo de Tanzania es necesario recurrir a la acción directa. Eso dice Moses Kulaba,  encargado del programa de gobernanza responsable de Ayuda de la Iglesia Noruega, basado en Tanzania.

Kulaba recuerda que en Ilula, en el sudeste de Tanzania, un corrupto coronel jubilado del ejército estaba a cargo del acceso y la reventa del agua a la población local. Entonces los habitantes se organizaron para averiguar qué pasaba con sus reservas de agua y pedir al corrupto coronel que rindiera cuentas.

"El agua es cada vez más objeto de mezquinas corrupciones”, explica Kulaba, miembro de la Iglesia Anglicana de Tanzania, durante su estancia en Ginebra, con motivo de una consulta para las organizaciones de la sociedad civil organizada por Catarina de Albuquerque, la experta independiente de las Naciones Unidas sobre las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el acceso al agua potable y el saneamiento. NCA fue uno de los cuatro grupos religiosos en participar en la consulta, que tuvo lugar el 13-14 de septiembre.

Kulaba informó de que NCA ha establecido un sistema de seguimiento del gasto público, llamado PETS, como una herramienta de capacitación comunitaria que alienta a los habitantes a trabajar juntos para pedir a los funcionarios públicos que rindan cuentas. “En Tanzania hemos descubierto que muchos de los problemas tienen que ver con la corrupción: hay aulas pero sin pupitres y hay profesores pero sin sueldos”, dice Kulaba.

En Ilula, los residentes establecieron su propio comité PETS para tratar de averiguar qué pasaba con el agua en el pueblo. Kulaba comenta que fue una batalla difícil, que requirió investigar adónde iba a parar el dinero y emprender acciones que permitieran a los vecinos del pueblo expresar sus preocupaciones y sus reivindicaciones. Arriesgándose a ser detenidos, mediante su  eficaz campaña para lograr un mejor acceso al agua, los habitantes llegaron incluso a intentar cerrar la oficina del agua del gobierno local.

Al igual que las tres otras organizaciones religiosas presentes en la consulta de la ONU, NCA pertenece a la Red Ecuménica del Agua, una iniciativa de iglesias, organizaciones y movimientos cristianos que se han unido para proteger y promover el acceso al agua de las personas en todo el mundo.

"Mi trabajo por la justicia social me apasiona", dice Kulaba. "Tiene un impacto directo en las vidas de las personas… da esperanza y capacita a las comunidades".

Kulaba ve su trabajo como una forma de ayudar a los ciudadanos a “sentir que pueden cuestionar a los funcionarios” y de “darles una voz”.

Los dirigentes religiosos deben hacer uso de su autoridad moral

En la lucha por educar y capacitar a las personas para trabajar por la justicia social y superar la corrupción, Kulaba destaca la importancia de trabajar conjuntamente con diferentes denominaciones cristianas, así como de establecer una mayor colaboración en círculos interreligiosos. Los imanes, obispos, pastores y otros dirigentes religiosos desempeñan un papel fundamental en la defensa de causas.

"Un amplio sector de la población escucha a las organizaciones religiosas. Estas tienen una mayor influencia en las comunidades locales, lo cual constituye una ventaja sobre otras organizaciones”, argumenta Kulaba.

 

En Tanzania, NCA ha estado trabajando con el Consejo Nacional Musulmán (BAKWATA), así como con diversas iglesias.

"Es muy importante construir relaciones y que las diversas denominaciones trabajen juntas. Muchos dirigentes políticos son miembros de comunidades religiosas, lo cual nos ofrece una oportunidad y un acceso únicos”, señala Kulaba.

"Ninguna otra institución del mundo se reúne cada semana ni dispone de tales estructuras. Las iglesias están presentes tanto a nivel nacional como en el más pequeño pueblo”, añade. “En comparación a la esfera política, hay una confianza real en la iglesia como institución. Las iglesias todavía tienen cierta autoridad moral”.

No obstante, según Kulaba, a las iglesias todavía se les plantean algunas dificultades en cuanto se refiere al trabajo de incidencia pública en cuestiones tales como la corrupción y la justicia.

"Las iglesias deberían comprender que abogar por una causa no es una tarea que incumbe a los otros”, dice Kulaba, que cuenta con una experiencia de siete años en este ámbito y ha estado trabajando con NCA durante los últimos dos.

“Las iglesias deben dar un paso fuera de su terreno conocido y ocuparse de estas difíciles cuestiones que afectan a algunos de los miembros más débiles de sus congregaciones”.

Para que la incidencia pública sea creíble debe estar basada en hechos y datos reales. Según Kulaba, “las iglesias deben invertir en investigaciones de calidad basadas en pruebas para comprender los detalles y las realidades de las situaciones complejas”.

Para él, el desafío pendiente es trabajar ecuménicamente y con las distintas religiones, alentar a las iglesias y a los dirigentes religiosos a encontrar su voz propia.

"En las estructuras formales e informales de gobierno necesitamos mucha vigilancia y esta vigilancia debe venir de las iglesias y las organizaciones religiosas, y de los ciudadanos”, añade Kulaba.

Dice, además, que abordar cuestiones de buena gobernanza entre las diversas religiones ayuda a promover “la coexistencia armoniosa y a hacer frente a los temas que nos afectan a todos”.

Jane Stranz coordina el servicio lingüístico del CMI. Es pastora de la Iglesia Reformada de Francia y de la Iglesia Reformada Unida del Reino Unido.


Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 3

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: