Inicio » Ecumenismo » ¡Ora hasta que algo suceda!

¡Ora hasta que algo suceda!

27.05.2009. 12:30

el atardecer en Zambia

¡Ora hasta que algo suceda!

La unidad se hace evidente al reunirse las iglesias para el Día de Oración.

ZAMBIA [«PUSH» la sigla en inglés de Ora hasta que algo suceda] fue el mensaje que dio el miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bíblica de Zambia, Kelvin Samwata, en el culto para celebrar el Día de Oración de las SBU, en Zambia el 9 de mayo.

Parecía, sin embargo, que algo ya estaba sucediendo. Adoradores de distintas denominaciones que por lo general no se reúnen debido a diferencias en sus creencias doctrinales, depusieron sus reservas y viajaron al relativamente distante suburbio de Lusaka, para unirse en oración por la obra bíblica en el país.

El ambiente festivo se reforzó cuando el reverendo Lackton Kaluah leyó la proclamación de unidad de san Pablo en Romanos 10:11-13: «Así dice la Escritura: “Todo el que confíe en él no será jamás defraudado.” No hay diferencia entre judíos y gentiles, pues el mismo Señor es Señor de todos y bendice abundantemente a cuantos lo invocan, porque “todo el que invoque el nombre del Señor será salvo”. (NVI)

Perdita Chenjela, la funcionaria de medios de comunicación, comentaba después de la ceremonia: «Fue un día muy especial gracias a la unidad con la que diversas tribus, congregaciones y comunidades adoraron en el único lenguaje que Dios puede entender, el lenguaje del amor».

La Iglesia Presbiteriana de África Central (Congregación Chilenje) se convirtió en el centro de la actividad espiritual del día mientras las mujeres —en su mayoría— fueron la parte central en la oración y la intercesión.

Sus oraciones resaltaron la necesidad de que la Biblia estuviera disponible en todos los idiomas de Zambia —más de cuarenta— a un precio realista.

Después de contar la historia de María Jones, la jovencita galesa cuyo deseo de poseer una Biblia hace más de doscientos años, inspiró la fundación de la primera Sociedad Bíblica, el reverendo Mpundu Mutala, director ejecutivo de de la Sociedad Bíblica, los retó a todos a responder al llamamiento de Cristo de esparcir el Evangelio, a orar y a donar fondos, herramientas o sus propios esfuerzos como voluntarios de la Sociedad Bíblica.

La reunión de oración continuó hasta las seis de la tarde, y los que asistieron regresaron a casa con un compromiso, tanto financiero como espiritual, hacia la causa bíblica.

Qué hermoso, Señor, ver como los hermanos se unen en oración, y para emprender iniciativas de trabajo en común, sin importarnos si somos presbiterianos evangélicos o católicos.

Lo importante eres Tú, Señor, y la unidad de los cristianos. ¡Gracias Señor!

Comentario: Manuel Rico

Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 17

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: