Inicio » Enseñanzas Biblicas » Subió Al Cielo y Está Sentado a La Derecha De Dios Padre

Subió Al Cielo y Está Sentado a La Derecha De Dios Padre

13.10.2009. 12:05

RESUCITADO

Subió Al Cielo y Está Sentado a La Derecha De Dios Padre


¿Cómo entender hoy esta afirmación de la fe?

Ante la pregunta, lo primero que se me ocurre es decir es que aquí, más que entender, hay que procurar ver, intuir o simplemente creer lo que se dice.

Algunos piensan que lo más importante es entender y que un hombre  sólo puede aceptar lo que entiende.

Santo Tomás tuvo que avergonzarse cuando dijo que tenía que comprobar que Jesús había resucitado cuando introdujera su dedo en las llagas de las manos y los pies y su mano en el costado de Cristo. ¿Con que autoridad puedo afirmar que solo existe o es verdad, lo que puedo entender o comprobar? La actitud del que cree es la del que se da cuenta, como dice un personaje de Shakespeare, “hay muchas cosas en la tierra y en cielo de las que vosotros podríais comprender”.

Creer es aceptar lo que no alcanzamos  a entender o a comprobar, lo que nos supera y sin embargo intuimos como válido.

Creer es la aceptación humilde y amorosa del Misterio último que hay siempre detrás de cualquier realidad conocida o comprobada.

El misterio es aquello que no procede de nosotros y que no podemos abarcar: y sin embargo nos hace vivir. Luego creer no es nunca entender, pero si acoger aquello sin lo cual realmente no se entendería nada.
  
JESÚS SUBIÓ A LOS CIELOS
.

Seguramente se trata aquí como ya dije más de ver, Jesús actuó así cuando no pretendió explicar con conceptos lo que era el Reino de Dios, sino que sugirió con imágenes y parábolas a que se asemejaba.

Cuando decimos que Jesús subió al cielo no nos referimos a un lugar físico que estaría en lo más alto de la tierra, seguramente por encima del firmamento. Casi todas las religiones han imaginado  un “más arriba” como morada de lo divino y de  los que han merecido participar de su bienaventuranza.

Es una manera de expresar lo que la teología llama “trascendencia” de lo divino, su “superioridad”con respecto a todo lo que es de este mundo.

Dios no es algo de aquí abajo, aunque puede hacerse presente aquí en la tierra de muchas maneras. Dios es  esencialmente de más arriba de más allá, en algunas tradiciones religiosas, los dioses habitan en las cimas inaccesibles de los montes- por ejemplo, el Olimpo de los griegos- o en paraísos lejano, más allá  de las montañas  o las selvas que el hombre no puede atravesar

SUBIÓ PORQUE HABÍA BAJADO

Referido a Jesús, se dice que éste “subió” a los cielos porque antes se ha dicho que “por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo”.

Jesús sube porque había bajado.

Realiza así el proceso salvador que había comenzado con la Encarnación. El hijo de Dios, que siendo divino tenía en el cielo su lugar, bajó  a vivir entre nosotros, en nuestra tierra, asumiendo la humanidad. Hijo según se creía del carpintero de Nazaret y en todo igual a nosotros.

San Pablo nos lo expresa muy bien en su carta a los Filipenses:
Jesús siendo de condición divina, no se aferró a permanecer en su identidad divina, sino que, despojándose de lo que realmente era, tomó condición de esclavo, haciéndose semejante a los hombres y comportándose como un ser humano, se anonadó a sí mismo al punto de hacerse sujeto hasta la muerte, y una muerte de cruz, por lo cual dios le exaltó y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre...” Flp 2,6-9

En este texto cada palabra está llena de un profundo sentido teológico. Pero dice lo mismo que en el Credo.
“Jesucristo...bajó del cielo...fue crucificado...resucitó...subió a los cielos"

Decir que el hijo de Dios baja a la tierra  implica, como indica Pablo, que Dios no se manifiesta con poder dominador, sino  como amor solidario con los hombres: se hace verdaderamente humano, vulnerable como los humanos, disponible,"obediente", es decir, sujeto a la condición humana, sin privilegios, como los que le sugiere el tentador.

Por eso los poderosos de este mundo- las autoridades religiosas y civiles, que no querían un Dios sin poder, quisieron eliminarlo: “fue crucificado, muerto y sepultado”.

“En la Encarnación, Dios decide perder poder para ganar comunión “. Y el que se queda sin poder se queda en este mundo a merced de cualquier prepotente.

Esto es lo que le pasó a Jesús,”obediente”, sujeto a la vulnerabilidad humana, Y esto es lo que realmente significa “bajo del cielo”.

Por el contrario cuando se dice “subió a los cielos”, se quiere decir que, a pesar de todo, los malvados no sólo no pudieron eliminarlo definitivamente, sino que con su muerte por nosotros los hombres se manifiesta el máximo poder y la máxima grandeza del amor de Dios, y por eso continuando con el texto de Pablo,

“Dios le exaltó y le dió el nombre que está sobre todo nombre”.  

Y ESTÁ SENTADO A LA DERECHA DEL PADRE

El catecismo antiguo decía que: “Dios está en el cielo en la tierra y en todo lugar”.
 
Por tanto no debería haber “derecha ni izquierda” de Dios. Pero no tratamos de razonar, sino de ver, de intuir.

Los hombres  y mujeres de las culturas antiguas sabían muy bien que cuando, en los festejos públicos, un rey o emperador hacía sentar a alguien a su derecha en el trono, era para mostrar que compartía con él su dignidad y le otorgaba todo su poder  hasta el salmista lo entendía así:
“Dijo Yahvé a mi Señor. Siéntate a mi derecha, mientras pongo a tus enemigos como estrado de tus pies” Sal l09,1

Confesar que Jesús, después del terrible trance de su pasión y muerte, ha pasado a estar sentado a la derecha de Dios es confesar a la vez que Jesús es aquel en quien se cumple la promesa hecha en otro tiempo a David, y que Jesús es “divino”, igual a Dios y participante de la dignidad y el poder de Dios.

Así lo entendieron los que acusaban a Jesús en el amañado juicio a que lo sometieron para condenarle a muerte. Cuando le preguntan: “Dinos de una vez si tu eres el Cristo”, Jesús responde:
“si os lo digo no me creeréis...De ahora en adelante el Hijo del Hombre estará sentado a la derecha del poder de Dios. Dijeron  todos:”Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?  El les dijo: “vosotros lo decís: yo soy.  Dijeron ellos: ¿Qué necesidad tenemos de testigos, pues nosotros lo hemos oído de su boca?"
Lc 22,66-71

Los sacerdotes lo tenían claro: al proclamar que estaría sentado a la derecha de Dios, Jesús se hacía igual a Dios. 

Pedro en su primer discurso a la multitud después de Pentecostés, se refiere al salmo 109, que antes cité, para explicar quién fue Jesús y que significa el nuevo don del Espíritu:
“A este JESÚS, Dios lo resucitó, de lo cual todos nosotros somos testigos. Y, exaltado a la diestra de Dios, ha recibido del padre el Espíritu Santo prometido y ha derramado lo que vosotros veis y oís...Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido  Señor y Cristo a este Jesús que vosotros habéis crucificado” Hch 2,32-36

Estar a la derecha de Dios es visualizar la gloria de Jesús en su resurrección, y del poder salvador que se manifiesta en la efusión del Espíritu Santo.

JESÚS IGUAL A DIOS

La más profunda Explicación  de  Sentado a la derecha de Dios se halla en el texto ya citado de San Pablo a los Filipenses. Allí, después de haber explicado como el Hijo, que era de condición divina, se abajó hasta hacerse como cualquiera de nosotros, y hasta morir en la cruz, el Apóstol añade:
 “Por eso Dios lo exaltó...Para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla, en los  cielos y en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese que Jesús es Señor, para gloria de Dios Padre” Flp 2,9-11

Confesar que Jesús está a la derecha de Dios es confesar, de una manera que no requiere razonamiento ni explicaciones, que Jesús es el Señor que comparte plenamente el poder de Dios.

El motivo más radical de nuestra esperanza.

La profesión de que Jesús, que tuvo que sufrir y morir injustamente, subió  a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, es para nosotros el más radical motivo de esperanza.

Profesando esta glorificación, profesamos que ni el dolor, ni la injusticia, ni la muerte son la última palabra sobre el destino de la humanidad.
 
Mónica Terrón




Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 2

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: