Inicio » La Voz de la Iglesia » Hay que dar testimonio de la alegría de la Resurrección

Hay que dar testimonio de la alegría de la Resurrección

08.04.2010. 07:29

El Papa 

 

En su discurso en lengua italiana el Pontífice centró su meditación sobre el significado de la resurrección de Cristo.

"En estos días -dijo ante 21 mil personas de varios países del mundo-, la Iglesia celebra el misterio de la Resurrección y experimenta la gran alegría que deriva de la buena noticia del triunfo de Cristo sobre el mal y la muerte. Una alegría que se prolonga no sólo durante la Octava de Pascua, sino también a lo largo de cincuenta días hasta Pentecostés".

El Santo Padre dijo que "la Pascua de Cristo es el acto supremo e insuperable del poder de Dios". Es un acontecimiento absolutamente extraordinario, el fruto más hermoso y maduro del "misterio de Dios". (...) Y sin embargo, también es un hecho "histórico", real, testimoniado y documentado. Es el evento que fundamenta toda nuestra fe. Es el contenido central en el que creemos y la razón principal por la que creemos".

Tras subrayar que "toda nuestra fe se basa en la transmisión constante y fiel de esta "buena noticia": Cristo ha resucitado, S.S. Benedicto XVI señaló que ésta "exige la obra de testigos entusiastas y valientes. Cada discípulo de Cristo, cada uno de nosotros, está llamado a ser testigo. Este es el mandato preciso, exigente y exaltador del Señor Resucitado".

El Papa afirmó que al igual que los apóstoles, "también nosotros estamos seguros de que el Señor, hoy como ayer, obra junto a sus testigos. Este es un hecho que reconocemos cada vez que vemos brotar las semillas de una paz verdadera y duradera, donde el compromiso y el ejemplo de los cristianos y hombres de buena voluntad es animado por el respeto a la justicia, al diálogo paciente, por la estima a los demás, la generosidad, el sacrificio personal y comunitario. Lamentablemente vemos demasiado sufrimiento en el mundo, tanta violencia, tantas incomprensiones. La celebración del Misterio Pascual (...) es una ocasión propicia para redescubrir y profesar con mayor convicción nuestra confianza en el Señor resucitado, que acompaña a los testigos de su palabra obrando prodigios junto con ellos".

"Seremos realmente y hasta el final testigos de Jesús resucitado cuando dejemos que el prodigio de su amor se manifieste en nosotros; cuando en nuestras palabras y sobre todo en nuestros gestos, en plena coherencia con el Evangelio, se pueda reconocer la voz y la mano del mismo Jesús".

S.S. Benedicto XVI dijo que para ser testigos del Señor es necesaria "una referencia continua a la experiencia de la Pascua. (...). En el encuentro personal con el Resucitado se hallan el fundamento inquebrantable y el contenido central de nuestra fe, la fuente fresca e inagotable de nuestra esperanza, el dinamismo ardiente de nuestra caridad. De esta manera, nuestra misma vida cristiana coincidirá plenamente con el anuncio: "Cristo el Señor ha resucitado realmente".

Al finalizar la catequesis en italiano, S.S. Benedicto XVI saludó a los fieles en francés, inglés, alemán, español, portugués, polaco, ruso, húngaro, croata, esloveno e italiano.

Esta es la síntesis de su catequesis en castellano:


"Queridos hermanos y hermanas:

En estos días, la Iglesia celebra el misterio de la resurrección y siente la alegría del triunfo de Cristo sobre el mal y la muerte, que inunda no sólo la Octava de Pascua, sino que se prolonga hasta el Domingo de Pentecostés. Tras el llanto del Viernes santo, después del silencio del Sábado Santo, viene un anuncio espléndido: "Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón" (Lc 24,34). Ësta es la mejor noticia de toda la historia. En efecto, la Pascua de Cristo es un hecho absolutamente extraordinario, el fruto más bello y maduro del misterio de Dios. Es el acontecimiento fundamental de nuestra fe, su contenido central y el motivo principal por el que creemos.

El Nuevo Testamento no describe concretamente la resurrección de Jesús. Narra solamente los testimonios de aquellos que lo encontraron personalmente una vez resucitado. Los ángeles dieron esta noticia, invitando a las mujeres a que la transmitieran a los discípulos. Este anuncio ha pasado de unos a otros con fidelidad y valentía, llegando así hasta nosotros. Hoy se necesitan también testigos de Cristo resucitado y sólo lo podremos ser, si tenemos un encuentro personal con Él.

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española, en particular a los numerosos grupos de colegios y parroquias venidos de España, así como a los procedentes de México y otros países latinoamericanos. Con la ayuda de la Virgen María, anunciad que Cristo ha resucitado. Reitero a todos mi felicitación pascual, con el ruego de que la hagáis llegar a vuestros familiares y amigos. ¡Muchas gracias!".


El Papa se dirigió mediante la Agencia Itar-Tass- "a todos los rusos, tanto a los que viven en su patria como a los que se encuentran en otras partes del mundo. La solemnidad de la Santa Pascua, que este año hemos tenido la alegría de celebrar juntos católicos y ortodoxos -dijo- sea una ocasión para una renovada fraternidad y para una colaboración cada vez más intensa en la verdad y en la caridad".
Benedicto XVI

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 16

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: