Inicio » Noticias Actuales » Colombia es igual a café y drogas

Colombia es igual a café y drogas

07.09.2010. 06:03

Atardecer en Colombia

El agotamiento de la solidaridad es uno de los principales obstáculos con que se enfrentan las organizaciones de la sociedad civil colombianas empeñadas en encontrar una solución al conflicto armado interno que dura ya 40 años en el país, se dijo en una reunión ecuménica. Los participantes escucharon también un renovado llamamiento a la acción.

"Para muchos, Colombia es igual a café y drogas", dijo el teólogo presbiteriano Milton Mejía. Estos estereotipos se exacerban a causa del conflicto armado interno que dura ya decenios y "parece empeorar constantemente", añadió Mejía. El resultado es "una pérdida generalizada de interés y cansancio".

Según Mejía, que coordina el Observatorio de Iglesia y Sociedad en la Universidad Reformada de Barranquilla, este agotamiento de la solidaridad afecta incluso a organizaciones internacionales a las que recurren los colombianos en busca de apoyo. Como consecuencia de ello, los colombianos se enfrentan con dificultades al tratar de explicar las dimensiones y la urgencia de la crisis humanitaria de su país.

No obstante, Mejía pidió que se apoyen iniciativas como la Comisión Ética de la Verdad, cuyo fin es proteger los derechos y la memoria colectiva de las víctimas de los crímenes de estado. Pidió también que se ejecute un programa de acompañamiento que tome como modelo el Programa de Acompañamiento Ecuménico en Palestina e Israel.

Mejía habló en una sesión de información y debate de la Red Ecuménica Mundial sobre Migración (REMM) del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), que ha celebrado su reunión anual en Ginebra, Suiza, del 24 al 30 de junio. La reunión centró su atención en lo que las organizaciones ecuménicas de Colombia han calificado como la peor crisis humanitaria de las Américas y una de las más graves del mundo.

Según estadísticas del gobierno, 3,2 millones de colombianos se han visto obligados a abandonar sus hogares a causa de la violencia, pero las organizaciones no gubernamentales elevan esa cifra a 4,6 millones. En 2008, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Refugiados estimó en 552 mil el número de colombianos que habían buscado refugio en otros países.

En un contexto en el que militares, grupos rebeldes, traficantes de drogas y paramilitares intervienen en el conflicto armado interno, las iglesias y organizaciones ecuménicas colombianas califican la situación del país como marcada por una crisis ética. 

"Hay una inversión de los valores básicos en la sociedad", dijo Mejía. "Se ha establecido una cultura de ausencia de ley; se pueden usar todos los medios para alcanzar los objetivos; se presenta a las víctimas como culpables y se hace parecer héroes a los criminales", añadió.

Según Mejía, la maquinaria de propaganda del gobierno minimiza el conflicto armado en beneficio de los negocios, al tiempo que demoniza a la oposición política, a los defensores de los derechos humanos y a los jueces que investigan los crímenes de los paramilitares. "Todos somos catalogados como simpatizantes o defensores del terrorismo – o idiotas útiles", dijo Mejía.

Sin embargo, Mejía destacó el hecho de que las comunidades y organizaciones sociales "ofrecen resistencia a esta lógica y tratan de construir alternativas". Incluso aunque "a veces el sueño de edificar un futuro mejor parece una pesadilla", añadió, "persistimos trabajando para alcanzar la verdad, justicia y reparaciones".

El año que viene en Colombia

La Red Ecuménica Mundial sobre Migración del CMI celebrará su reunión de 2011 en Colombia. "Será un signo concreto de solidaridad con las iglesias y la población afectada", dijo Sydia Nduna, encargada del programa del CMI sobre Migración y Justicia Social, hablando en nombre de la REMM.

Según Nduna, los participantes que vengan de otros países tendrán la oportunidad de interactuar con las iglesias locales. Mantendrán reuniones consultivas, centradas en la defensa de los derechos, con funcionarios gubernamentales, líderes eclesiales y organizaciones de la sociedad civil.

Se organizará una sesión pública de información y debate de tres días de duración sobre situaciones de conflicto en todo el mundo, a la que seguirán visitas a campamentos de personas desplazadas dentro del país, y a campos de refugiados en las fronteras con Ecuador y Venezuela.

Desde ahora hasta la sesión y la reunión del próximo año de la REMM en Colombia, añadió Nduna, se espera que todas las iniciativas promovidas por el CMI en relación con Colombia tengan en cuenta la crisis humanitaria y el aspecto de la migración.

Entre los asociados ecuménicos que trabajan juntos en Colombia figuran el CMI, el Consejo Latinoamericano de Iglesias, la Alianza ACT, la Red Ecuménica Colombiana, la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz y la Red Latinoamericana de Migración.

Noticia recogida por:
Mónica Terrón

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 16

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: