Inicio » Noticias Actuales » II Encuentro de familias...

II Encuentro de familias...

04.06.2009. 11:14

Jesús es el centro del mundo

Mons. Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Valencia clausuró el II Encuentro de las familias inmigrantes con la Mare de Déu dels Desamparats (Virgen de los desamparados)  y aludió que: “El Espíritu Santo elimina barreras, distancias y divisiones, las que existen entre países ricos y pobres, entre razas, lenguas y culturas, nos hace ciudadanos con los mismos derechos y obligaciones, nos revela que somos hijos de Dios y hermanos”.

También, Mons. Osoro expresó su deseo de que: “El desarrollo que tantas familias de otros países vienen a buscar a Valencia sea integral, que incluya todas las dimensiones de la persona, y que así se les proporcione donde lleguen”.

El Arzobispo indicó a los fieles que: “La Iglesia expresa ante todos los hombres que tiene un solo modo de entender la vida, que es tener un mismo espíritu, el mismo que une a todos los pueblos y hombres"; de tal manera que esa misma unidad en el espíritu” es la que nos da la capacidad para entendernos y desarrollar actos como el de estos días, con gentes venidas de lugares muy diversos”.

El II Encuentro de familias inmigrantes con la Mare de Déu dels Desamparatsfue organizado por Cáritas Diocesana de Valencia, la Consellería de Inmigración y Ciudadanía y la Universidad Católica de Valencia, San Vicente Mártir. La Eucaristía  comenzó con una procesión, en la que inmigrantes con banderas de sus países recorrieron el pasillo central de la Seo. Tras

VALENCIA, 2 Junio del  2009
Mónica Terrón

 
Vista del Vaticano

Este miércoles, 3 de junio 09 Benedicto XVI en su catequesis,  aseguró que: En la experiencia de la fe se deben implicar todos los sentidos porque “la fe no es solo pensamiento; la fe abarca todo nuestro ser”.

El Papa dedicó ante unas 17 mil personas la catequesis de la audiencia general de los miércoles a Rabano Mauro, abad del monasterio de Fulda, Arzobispo de Maguncia y "praeceptor  Germaniae".

Benedicto XVI manifestó que Rabano Mauro se caracteriza por: "su conciencia extraordinaria de la necesidad de implicar, en la experiencia de la fe, no solamente la mente y el corazón, sino también los sentidos mediante los aspectos del gusto estético y de la sensibilidad, que llevan al ser humano a disfrutar de la verdad con toda su persona "espíritu, alma y cuerpo". Es muy importante porque la fe no es solo pensamiento; la fe abarca todo nuestro ser".

De igual forma, señaló que: el abad estaba muy interesado por la liturgia y "no se dedicaba al arte de la poética como un fin en sí mismo, sino que la supeditaba, como cualquier otro tipo de conocimiento, a la profundización de la Palabra de Dios".

Se preocupó por "introducir a sus contemporáneos, pero sobre todo los obispos, presbíteros y diáconos, a la comprensión del significado profundamente teológico y espiritual de todos los elementos de la celebración litúrgica".

"Rabano Mauro también nos habla hoy, incluso en el tiempo del trabajo con sus ritmos frenéticos o en las vacaciones, de que tenemos que reservar tiempo para Dios y no olvidarnos del domingo como el día del Señor, el día de la liturgia, para percibir en la belleza de nuestras iglesias, de la música sacra, de la Palabra, la belleza de Dios y dejarlo entrar en nuestra vida, porque solo así se vuelve grande y verdadera", testificó el Papa.

Rabano, nacido en Maguncia alrededor del 780, entró muy joven en un monasterio benedictino y "con su excepcional capacidad de trabajo contribuyó quizá más que ningún otro a mantener viva y en parte a desarrollar con aportaciones personales, la cultura teológica, exegética y espiritual que atesoraron los siglos sucesivos".

Gracias a esa "extraordinaria cultura" fue" consejero de príncipes", y no obstante su elección, primero como abad de Fulda y luego como arzobispo de Maguncia, "no dejó de proseguir en sus estudios demostrando con el ejemplo de su vida que se puede estar simultáneamente a disposición de los demás sin privarse por eso de tiempo para la reflexión, el estudio y la meditación. Así Rabano Mauro fue exegeta, filósofo, poeta, pastor y hombre de Dios".

"Sus obras, prosiguió el Papa: abarcan seis volúmenes de la Patrología Latina de Migne y es el autor, con toda probabilidad, de uno de los himnos más hermosos y conocidos de la Iglesia latina, el "Veni Creator Spiritus", síntesis extraordinaria de pneumatología cristiana".

Uno de sus textos más significativos es "De laudibus Sanctae Crucis", donde utiliza "la forma poética y la pictórica en el mismo código manuscrito. Ese método, que procedía de Oriente, tuvo un gran desarrollo en Occidente, alcanzando cumbres inigualables en los códigos miniados de la Biblia y en otras obras que florecieron en Europa hasta la invención de la imprenta y después de ésta".

Acabada la catequesis, el Santo Padre saludó entre otros a los fieles polacos, y recordó que: "estos días la Iglesia en Polonia celebra el 30º aniversario del primer peregrinaje de Juan Pablo II a su patria. Me uno a la acción de gracias por todo lo que se cumplió en Polonia y Europa merced a aquella visita".

VATICANO, 3 Junio del 2009
Mónica Terrón

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 17

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: