Inicio » Noticias Actuales » La tarea no ha hecho más que comenzar

La tarea no ha hecho más que comenzar

02.06.2011. 19:35

Signos de Paz

Con un mensaje de paz se clausura la Convocatoria, ¡pero la tarea no ha hecho más que comenzar!

Los participantes en la Convocatoria Ecuménica Internacional por la Paz (CEIP) hicieron público el martes un mensaje en el que expresan su experiencia unificada de exploración de la paz justa durante una semana, y su decisión de seguir el camino que queda por andar al regresar a sus hogares e iglesias de todo el mundo.
Los participantes en la CEIP se esforzaron por tener en cuenta los contextos y las historias unos de otros, y se unieron en su anhelo de que la guerra sea considerada ilegal y que la paz ocupe un lugar central en todas las tradiciones religiosas.

En el mensaje se declara: “Junto con copartícipes de otras creencias, hemos reconocido que la paz es un valor central de todas las religiones, y que la promesa de paz se extiende a todas las personas, independientemente de tradiciones y compromisos. Mediante la intensificación del diálogo interreligioso procuramos llegar a una convergencia con todas las religiones del mundo”.

Los participantes reconocieron que cada iglesia y cada religión aportan perspectivas distintas del camino hacia la paz justa. Algunos comienzan desde el punto de vista de la conversión personal y la moralidad. Otros destacan la necesidad de centrarse ante todo en el apoyo y la corrección recíprocos en el cuerpo de Cristo, mientras que otros más estimulan el compromiso de las iglesias con los amplios movimientos sociales y el testimonio público.
“Cada uno de estos enfoques tiene su fundamento,” se expresa en el mensaje que fue redactado por el Comité del Mensaje integrado por siete miembros presididos por el Obispo Ivan Abrahams de la Iglesia Metodista de África meridional “y no son mutuamente excluyentes. De hecho están estrechamente relacionados. Incluso en nuestra diversidad podemos hablar con una sola voz.”

Abrahams dijo que confía en que los participantes en la CEIP reconozcan sus voces en el mensaje. Y expresó que “en muchos sentidos, esta Convocatoria es un hito en la larga marcha hacia la paz justa. La palabra ‘cosechar’ ha estado intrínsecamente ligada a esta Convocatoria. Este mensaje es un mensaje para nosotros, para nuestras iglesias y para las organizaciones conexas a las iglesias, y para el mundo lastimado y quebrantado que Dios tanto ama”.   

En el mensaje también se reconoce que con frecuencia la iglesia ha puesto obstáculos en el camino hacia la paz justa. “Somos conscientes de que los cristianos han sido a menudo cómplices de sistemas de violencia, injusticia, militarismo, racismo, intolerancia y discriminación por razones de casta o por otros motivos. Pedimos a Dios que perdone nuestros pecados, y nos transforme en agentes de rectitud y abogados de la paz justa”.

En el mensaje se abordan a continuación los cuatro temas de la Convocatoria: paz en la comunidad, paz con la tierra, paz en el mercado y paz entre los pueblos, haciendo hincapié en cada tema y en la forma en que complementan el enfoque ético y teológico de la búsqueda de la paz justa.

“Mucho más que un simple texto”

El mensaje de la CEIP recoge solo parte de este acontecimiento realmente histórico, dijo el Dr. Walter Altmann, moderador del Comité Central del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), al recibir el mensaje de la CEIP en nombre del CMI.   

Y añadió: “Ustedes llevan consigo mucho más que un texto, los acompaña una profunda experiencia ecuménica."

La complejidad de los problemas que hemos abordado requerirá ciertamente más trabajo, reflexión y acción”.   

Dijo además que “El final del Decenio para Superar la Violencia del CMI es también un nuevo comienzo. Cuando regresemos, cada uno de nosotros será un mensaje vivo de la CEIP”.

Más de 60 de los 1000 participantes formularon observaciones sobre el proyecto de mensaje y sus aportaciones se tuvieron en cuenta en la redacción del mensaje final.

El moderador de la sesión en la que se examinó el mensaje fue el Metropolitano Gennadios de Sassima del Patriarcado Ecuménico, vicemoderador del Comité Central del CMI. Este texto final pertenece a ustedes, a nosotros y a todos nosotros” dijo, “y será difundido por el mundo tras la conclusión de esta Convocatoria”.  

Los participantes en la CEIP respondieron a la lectura del mensaje final con una ovación de pie. El secretario general del CMI, Dr. Olav Fykse Tveit, expresó su gran satisfacción a los participantes en la CEIP por haber sabido estimularse unos a otros a alcanzar mayores niveles de entendimiento y determinación.

“Estamos llamados a ser uno en nuestro testimonio” dijo. “Comprobamos que el camino hacia la paz justa nos ha unido. Es un don que todos hemos recibido y que sabremos utilizar bien. Esta semana nos ha aportado muchos signos de nuestro compromiso. A veces necesitamos luchar. A veces necesitamos saber que la lucha no es nada fácil”.    

La participación de unos 95 jóvenes en la CEIP también fue puesta de relieve en la sesión de clausura. Sanna Eriksson, que representaba a la Iglesia de Suecia, habló en nombre de los participantes jóvenes en la CEIP quienes planificaron actividades y cuya participación fue altamente visible a lo largo de la Convocatoria.

“Nos alegramos de que los jóvenes hayan participado en esta reunión, desempeñando una amplia variedad de funciones”, dijo Sanna. “Agradecemos a las iglesias y organizaciones que enviaron a jóvenes para representarlas”.   

En el mensaje de la CEIP también se expresa un profundo agradecimiento a los anfitriones de Jamaica y de toda la región del Caribe.

El pastor Gary Harriott, secretario general del Consejo de Iglesias de Jamaica, dijo que toda la región caribeña estaba orgullosa y entusiasmada por el hecho de acoger la CEIP en Jamaica. Y añadió que “No se trata únicamente de la planificación de una reunión, sino del hecho de que hemos establecido importantes relaciones que esperamos permanezcan intactas tras la CEIP”.

La redacción del mensaje final se ha completado, pero la labor de la CEIP no ha hecho más que comenzar, dijo el Prof. Fernando Enns, moderador del Comité preparatorio de la CEIP. “Solo hemos comenzado a comprender las posibilidades que tenemos cuando realmente nos respetamos unos a otros. La iglesia no tiene que hablar a los marginados, porque la iglesia está allí donde están los marginados”.

Y dijo además: “Los participantes en la CEIP pueden celebrar su experiencia, pero no pueden sentirse satisfechos. Ustedes y yo tenemos que pedirnos cuentas unos a otros. O la iglesia responde al llamamiento por una paz justa o nunca será la iglesia de todos”.

CMI

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 17

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: