Inicio » Palabra de Vida » Al atardecer

Al atardecer

17.06.2009. 05:10

Jesús en el lago

21 – Junio 2009
Domingo XII del Tiempo Ordinario

“Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: “Vamos a la otra orilla”. Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón. Lo despertaron, diciéndole: “Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?”. Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: “¡Silencio, cállate!”. El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo: “¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?”. Se quedaron espantados y se decían unos a otros: ¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!” Marcos 4,35-40

¿DE DONDE ESE TEMOR?

Es curioso lo que les pasa a los discípulos, curioso y contradictorio. Por una parte ante el miedo de morir ahogados, ellos le dicen: ¿no te importa que nos hundamos? Estas palabras llevan implícitas la seguridad de que el Maestro puede salvarlos, y por otra parte cuando el viento y las aguas se calman ellos se asombran ante la obediencia de los elementos. Es la debilidad y el pecado lo que les lleva a la contradicción.

Nos encontramos ante unos hombres llenos de temores e inseguridades en los que nos vemos reflejados nosotros. El temor y la falta de fe es el precio que pagamos por nuestras debilidades. Ellos como nosotros, somos pecadores y cobardes. ¿Quién no siente miedo ante las inseguridades de la vida?  ¿Quién ante una dura enfermedad y el dolor no siente temor? ¿Quién no siente pánico ante la ruina económica? ¿Quién no siente miedo ante la soledad?...

Algunos de los discípulos eran marineros avezados y curtidos ante las inclemencias del tiempo en el mar. Jesús nada sabía del mar, El es de tierra adentro, sin embargo acuden al Maestro. Lo que los discípulos expresan, es lo que les dice el corazón: que tienen miedo, que necesitan ayuda, que ante el huracán Jesús no siga durmiendo.

Jesús calma los vientos huracanados y las aguas embravecidas y les dice: ¿De dónde ese temor? Hoy a nosotros nos hace esta pregunta: "¿Aún no tenéis fe?”.

Son tantos los momentos de nuestra vida en los que nos falta la fe de los sencillos, de los pobres de Dios, de los santos que sólo ponen su fe en Dios.
Pongamos nuestra mirada en Jesús y digámosle hoy: ¡Señor, aumenta nuestra fe!

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España


Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 4

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: