Inicio » Palabra de Vida » “El culto que me dan está vacío”

“El culto que me dan está vacío”

25.08.2009. 11:59

Luz para las gentes

30 – Agosto 2009
Domingo XXII del Tiempo Ordinario

“En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas). Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Porqué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?”. Él les contestó: “Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos”. Dejáis a un el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres”. Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo: “Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.” Marcos 7,1-8.14-15.21-23

¿DONDE ESTÁ TU CORAZÓN?

¿Nos suenan estas palabras? Cuantas veces vivimos la fe desde una tradición que no nos conduce a vivir sino a celebrar ritos exentos de un compromiso real con las necesidades de los hermanos, no porque lo ritos no nos enseñen a vivir sino porque nosotros nos quedamos simplemente en la celebración del rito.                         
“La doctrina que enseñan son preceptos humanos”

Nos olvidamos del mandato de Dios y alegremente nos agarramos a las tradiciones y a las leyes de los hombres.
Cargamos sobre los hombros de los demás condenaciones y pecados tan graves como no ir a Misa un domingo, y les decimos que están en pecado mortal, cuanto más mortal es tomar la actitud de “y a mí que me va de mi hermano” esto lo tomamos como algo normal. Yo os aseguro que esto segundo si tiene una condena de parte de Dios, y no la de no ir a Misa un domingo.

Queridos preocupémonos más de lo que sale de nuestros labios y de nuestro corazón, porque de ellos vienen nuestras impurezas, las cuales Dios desprecia. Ocupémonos de revisar nuestros comportamientos y nuestras actitudes, ellas son las que nos harán dignos de llamarnos hijos de Dios si son los comportamiento y las actitudes de nuestro Señor Jesucristo.

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España
 

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 13

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: