Inicio » Palabra de Vida » EL HOMBRE QUE CONFIÓ

EL HOMBRE QUE CONFIÓ

18.12.2010. 08:33

Jesús Palabra del Padre 

 

19 – Diciembre – 2010
Domingo IV de Adviento

“El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo, José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: <<José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados>>. Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: <<Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”>>. Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.” Mateo 1,18-24

EL HOMBRE QUE CONFIÓ

Leyendo y oyendo este pasaje de Mateo, no cabe sino admirarnos de este hombre. José, se fió de un sueño, de una voz imaginaria, y esto es difícil tanto de explicar como de comprender, pero esta fue la realidad vivida por José, que fiándose de un sueño acogió a María en su casa.

Tengo que confesar que cundo llegan estas fechas Navideñas es cuando me acuerdo de José, y una vez pasadas de nuevo vuelvo a olvidarme de él, sin embargo de María me acuerdo todos los días.

Creo que esto que me ocurre a mí, es algo muy normal como lo es en nuestra Iglesia, donde a María la ponemos muchas veces incluso por delante de Jesús llamándola mediadora de todas las gracias, y sin embargo Pablo nos enseña que no hay otro mediador entre Dios y los hombres que Jesús.

Hoy, José, al leer el Evangelio de Mateo de nuevo te he vuelto a recordar y doy gracias a Dios por haberte elegido como padre de mi Señor. Y en mi reflexión, pienso, si nosotros los testigos de tu hijo no tendríamos que imitarte a ti, confiando no en un sueño como tú, sino en la Palabra revelada del Padre, haciendo de nuestra vida un testimonio viviente, viviendo la aventura de confiar en Dios igual que lo hiciste tú.

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 4

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: