Inicio » Palabra de Vida » EL PODER DE JESÚS ESTÁ EN EL SERVICIO

EL PODER DE JESÚS ESTÁ EN EL SERVICIO

14.10.2009. 05:35

Nuevo Testamento 

 

18 – Octubre 2009
Domingo XXIX del Tiempo Ordinario

“En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los hijos del Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron: “Maestro, queremos que hagas lo que te bamos a pedir”. Les preguntó: “¿Qué queréis que haga por vosotros?”. Contestaron: “Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda”. Jesús replicó: “No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?”. Contestaron: “Lo somos”. Jesús les dijo: “El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; está ya reservado”. Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús reuniéndolos, les dijo: “Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida n rescate por todos”. Marcos 10,35-45

EL PODER DE JESÚS ESTÁ EN EL SERVICIO

Pensamos que “poder” tiene que ver con control, y “servicio” con irrelevancia.
Solemos pensar que “poder” tiene que ver con “dominio”, y decimos “servicio” tiene que ver con “modestia”.

Servicio, para los cristianos es: Honestidad, alegría, humildad, entrega, desprendimiento, desapego… Lo que buscaban los hijos del Zebedeo no era precisamente esto. Ellos estaban convencidos de que Jesús es un Mesías político y que, por tanto en sus vidas tendría consecuencias directas el reparto de poder.

Desgraciadamente y con demasiada frecuencia Religion y Poder van de la mano y Jesús hoy como entonces amonesta con gravedad a los que así tratan de vivir. En el Reino que Dios por medio de su Hijo nos ha venido a traer, esto no es así.

Para aquello que quieran seguir a Jesús y ser sus discípulos, la autoridad se demuestra en el servicio, y el prestigio en ponerse de rodillas ante los demás para lavarles los pies. Este y no otro es el poder que hemos de desear alcanzar.

¡Cuánto nos queda aún por aprender!


Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 10

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: