Inicio » Palabra de Vida » ¿ENTONCES, QUÉ HACEMOS?

¿ENTONCES, QUÉ HACEMOS?

09.12.2009. 12:37

Nuevo Testameno

13 – Diciembre – 2009
Domingo III de Adviento

“En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan: “¿Entonces, qué hacemos?”. Él contestó: “El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo”. Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron: “Maestro, ¿qué hacemos nosotros? Él les contestó: “No exijáis más de lo establecido”. Unos militares le preguntaron: “¿Qué hacemos nosotros?”. Él les contestó: “No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie, sino contentaos con la paga”. El pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: “Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias.
Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; tiene en la mano el bieldo para aventar su parva y reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no s paga”. Añadiendo otras muchas cosas, exhortaba  pueblo y le anunciaba el Evangelio.”
Lucas 3,10-18

¿ENTONCES, QUÉ HACEMOS?

Juan vino a ser el predecesor y Jesús nació para cumplir la promesa del Padre. Los dos son necesarios, más aún, son imprescindibles: para que la promesa de Dios se de cumplimiento. Dios destinó a Juan para ser el que habría de preparar el camino, como ya anunciara el profeta Isaías: “Preparar los caminos al Señor”.

Juan, pariente de Jesús, comienzasu misión para la que Dios ya desde el vientre de Isabel su madre lo tenía destinado, instar con urgencia a los hombres a un cambio de vida, un cambio “radical” de corazón, que supone una radicalidad moral.

Dentro de pocos días de nuevo vamos a celebrar el cumpleaños, la venida del Salvador y seguimos preguntándonos ¿Qué hemos de hacer? Pues bien, además de comer turrones y exquisitos manjares, además de cantar villancicos y celebrar la misa del gallo, que está muy bien que lo hagamos; el que tenga ropa suficiente que la comparta con los que no la tienen, los que tengan alimentos compartirlo con los que se mueren de hambre o pasan calamidades, los que son como el publicano, que no abusen de su oficio; los políticos, los militares, los poderosos que no extorsionen. No devolver mal por mal. No abusar de los infelices. No mentir, pues con tu mentira haces daño a los demás.

Este es el mensaje, que es tan actual hoy como entonces. Dejémonos de hacernos preguntas y vivamos la fe que decimos profesar.

Oh ¿Podemos esperar la venida del Mesías llevando una vida injusta? ¿Podemos esperar que Jesús venga a nuestra vida, y por otra parte vivir de cara al diablo- humillando a los más débiles, despreciando a los pobres y excluidos de este mundo-?

La respuesta hoy es la misma que dio Juan: “No puede ser” ¡Convertíos!

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 9

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: