Inicio » Palabra de Vida » Hoy la Salvaciónha entrado en tú casa

Hoy la Salvaciónha entrado en tú casa

28.10.2010. 14:16

Palabra eterna 

 

31 – Octubre – 2010

Domingo XXXI del Tiempo Ordinario

"En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicano y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era ajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: <<Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa>>. Él bajó enseguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: <<Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador>>. Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Señor: <<Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más>>. Jesús le contestó: <<Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido>>". Lucas 19,1-10

HOY LA SALVACIÓN HA ENTRADO EN TÚ CASA

Cada vez que se proclama este Evangelio, yo, en mi imaginación, le doy vida a este pasaje de Lucas. Un hombre bajito trata de abrirse paso a codazo entre la multitud, quiere conocer a este Rabino del que ha oído hablar pero no puede porque la multitud se lo impide, pero él sigue luchando hasta conseguir encaramarse en la rama de una higuera (sicómoro), y que hermoso lo que a continuación ocurre, Jesús se para delante de la higuera alza sus ojos y le dice a aquel hombre, que con cara de satisfacción lo está mirando: “Zaqueo baja rápido”. Fijémonos que Jesús no le dice: “señor Zaqueo por favor bájese que hoy quisiera a ser posible ser recibido en su casa”.

Es imperativo Jesús en su llamada, no da opciones, si, o no, son las únicas respuestas que Jesús nos pide en su llamada.

Hay también algo que nos sorprende de Jesús en esta relación con  Zaqueo, y es que no le reprende, que sería posiblemente lo que nosotros haríamos y lo que sigue hoy causando un cierto escándalo entre muchos, esta actitud de Jesús.

Y continúo imaginándome esta escena: Zaqueo se tira de la rama y sale corriendo para su casa,  llegando a ella le dice a su mujer, “querida, prepara cena para el Maestro y sus doce discípulos”, pues esta noche cenarán con nosotros. No se le pone nada por delante, él está entusiasmado con la visita y no piensa en otra cosa que en recibir a Jesús y poder compartir con él. Aún no se ha dado cuenta Zaqueo de lo que se le viene encima. ¿Qué vería Zaqueo en la mirada de Jesús? ¿Qué fue lo que sintió en su interior ante las palabras del Maestro? Lo cierto es que Zaqueo sin que Jesús le pida nada, él, cambia de actitud, es decir se convierte. En Zaqueo se produce una inmediata y profunda conversión acogiendo a Jesús y a sus palabras y cambiando su forma de vivir.

¿Estamos dispuestos nosotros a que la salvación entre hoy en nuestras casas?

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España 

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 10

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: