Inicio » Palabra de Vida » LA FE VERDADERA ES CONSTANTE

LA FE VERDADERA ES CONSTANTE

13.10.2010. 12:42

La Palabra

17 – Octubre – 2010
Domingo XXIX del Tiempo Ordinario

“En aquel tiempo, Jesús, para explicar a sus discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola: <<Habia un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres. En la misma ciudad había una viuda que solía ir a decirle: “Hazme justicia frente a mi adversario”. Por algún tiempo se negó, pero despues se dijo: “Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombre, como esta viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara”>>. Y el Señor añadió: <<Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?>>.” Lucas 18,1-8

LA FE VERDADERA ES CONSTANTE


La Palabra de Dios nos trae esta semana el ejemplo de lo que ha de ser nuestra fe si queremos ser discípulo suyo; y para ello nos pone como muestra la parábola del juez injusto y la viuda.

Sin duda queridos amigos, la fe que tiene como cimiento sólido la Palabra de Dios, esa, será como aquel que construye su casa sobre roca firme.

La fe que nos muestra hoy la Palabra de Dios, es una fe firme, atrevida, comprometida, perseverante, que busca como la viuda que se haga justicia por encima de todo en la vida, cueste lo que cueste, sin darse nunca por vencido, perseverando y insistiendo hasta el final arrancando una respuesta ante las injusticias de los hombres.

Así pues, la oración perseverante de la viuda, ha de ser para nosotros hoy un ejemplo a seguir. Esta forma de orar con el corazón mantiene nuestra alma alerta para con nuestro Señor y a la vez atenta al compromiso con los hombres nuestros hermanos, pues queridos amigos, sin una vivencia comprometida con los demás, será cualquier cosa menos ser discípulo del Maestro.

Seguir a Jesús supone una entrega total y una continua comunicación con Él. Ni un solo dedo de nuestra mano se moverá sin haber escuchado antes al Señor, así ha de ser nuestra fe y nuestra oración.

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España
 

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 4

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: