Inicio » Palabra de Vida » LA MAYOR SEÑAL ES EL AMOR

LA MAYOR SEÑAL ES EL AMOR

29.04.2010. 14:57

La Resurrección 

 

2 – Mayo – 2010
Domingo V de Pascua

“Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: <<Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros>>.” Juan 13,31-33ª.34-35

LA MAYOR SEÑAL ES EL AMOR

Esta es la más clara y palpable señal de la identidad de todo cristiano.

En ningún momento de su vida Jesús les dice a sus discípulos que serán identificados por reunirse a celebrar cultos, ritos o tradiciones; lo que por otra parte el culto, los ritos y las tradiciones son buenos, más lo que es cierto, es que serán identificados expresamente por el amor.

Pablo en su primera carta a los Corintios en el capítulo 13 insistirá en esta enseñanza, él amor está por encima de todo y, todo pasará más el amor permanecerá.

Las palabras de Jesús resuenan como un eco que alienta el corazón y nos enseña que no hay otro camino para el progreso mayor que el amor al prójimo, como conducta ante la vida, como práctica concreta de humanizar la vida.

 “Amaos como Yo os amé”. Estas palabras del Maestro tienen para el cristiano como consecuencia hacerlas realidad cada día en nuestras vidas.
 
Este es el Amor con el que Dios quiere que amemos: “Pero yo os digo a los que me escucháis: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os odien, bendecid a los que os maldigan, rogad por los que os difamen. Al que te hiera en una mejilla preséntale también la otra; y al que te quite el manto, no le niegues la túnica. A todo el que te pide, da, y al que tome de lo tuyo no se lo reclames. Y lo que queráis que os hagan los hombres, hacédselo vosotros igualmente. Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Pues también los pecadores aman a los que les aman.
Si hacéis bien a los que os lo hacen a vosotros ¿qué merito tenéis? ¡También los pecadores hacen otro tanto! Si prestáis a aquellos de quienes esperáis os lo devuelvan, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a los pecadores para recibir lo correspondiente. Más bien, Amad a vuestros enemigos; haced el bien, y prestad sin esperar nada a cambio, y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo, porque él es bueno con los ingratos y pecadores”
(Lucas 6,27-35).

Y continúan resonando en nuestros oídos las palabras de Jesús, el Maestro, enseñándonos cómo ha de ser nuestra conducta, cómo tenemos que vivir y perdonar, pues el perdón es consecuencia del amor: “Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad y se os dará: una medida, buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en el halda de vuestros vestidos. Porque con la medida que midáis seréis medidos” (Lucas 6,36-38).

La verdadera fuerza, el gran poder, es el amor: esta es la definitiva e indiscutible palabra de Dios. Ser cristiano es ser seguidor de Jesús, es doctorarse en amor solidario.

Queridos, no hay fe sin amor y no hay amor sin perdón.

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España


Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 5

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: