Inicio » Palabra de Vida » LA RADICALIDA DE JESÚS

LA RADICALIDA DE JESÚS

01.09.2010. 04:56

Jesús Predicaba al Padre 

 

5 – Septiembre – 2010
Domingo XXIII del Tiempo Ordinario

“En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: <<Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de mí no puede ser discípulo mío. Así, ¿Quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: <<Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar>>. ¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca cn veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bines no puede ser discípulo mío>>.”  Lucas 14,25-33

LA RADICALIDA DE JESÚS

Al escuchar estas palabras de Jesús uno se da cuenta de la realidad de ser discípulo del Maestro.

Seguir a Jesús es hipotecar tu vida en favor de una causa que, merece la pena. Jesús nos invita este domingo a vivir la radicalidad de la entrega, la misma que la suya, nos invita a vivir el amor al prójimo como el único camino a recorrer que nos lleva a la salvación.

Este camino es un ir despojándonos de todo cuanto uno posee y asumiendo cada uno la cruz, y esto amigos, es la realidad a la que Jesús nos invita hoy.

Queridos amigos, la vida es un misterio infranqueable del todo, se nos escapa de nuestro entendimiento, solamente somos capaces de ir dando razones de lo inmediato, de lo que nos toca vivir día a día. Vivir esta inmediatez nos ha de llevar a que el misterio resplandezca y podamos recorrer el camino en la luz de nuestro Dios.

Es verdad que estas exigencias para seguir al Señor a veces suponen para nosotros una amenaza ineludible, la cruz nos es insoportable, nuestras fuerzas se agotan y no podemos más. Pero a hi está el Espíritu que viene en nuestra ayuda y nos capacita para ser sus testigos. Amigos la cruz no tiene la última palabra, cierto que su sombra puede llegar a convertirse en un feroz sufrimiento, pero ¡Animo amigos! Pues este es el prólogo de las bienaventuranzas eternas. Fiaros de sus palabras; tras la cruz asumida y soportada, resplandecerá la vida. ¡Gloria al Señor!

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España 

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 14

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: