Inicio » Palabra de Vida » LA TENTACIÓN DEL PODER

LA TENTACIÓN DEL PODER

28.07.2010. 20:59

Palabra viva 

 

1 – Agosto – 2010
Domingo XVIII del Tiempo Ordinario

“En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: <<Maestro, dile a mi hermano que reparta con migo la herencia>>. Él le contestó: <<Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?>>. Y dijo a la gente: <<Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes>>. Y les propuso una parábola: <<Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: “¿Qué haré? No tengo dónde almacenar la cosecha”. Y se dijo “Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida”. Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?”. Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios>>.”  Lucas 12,13-21

LA TENTACIÓN DEL PODER

El sueño de poder sin duda alguna cuando se convierte en un deseo, es la mayor de las tentaciones que tiene el hombre.

A lo largo de toda la historia de la humanidad, así lo ha sido; y lo sigue siendo en nuestro tiempo. El egoísmo junto con el afán de dominar va corrompiendo lo mejor de la condición humana haciendo a unos tiranos de otros.

Jesús nos muestra con esta parábola, como la avaricia mata al hombre por dentro, porque la avaricia es una manifestación más de egolatría, y por tanto de carencia de amor. Y a la vez el Maestro nos enseña que el que quiera formar parte del Reino de los Cielos tendrá que caminar por la vida ligero de equipaje, sin cargas que puedan desviarte del camino.

Todo cristiano es peregrino que camina hacia la Casa del Padre y sabe perfectamente que todo lo superfluo, aquello que realmente nos separa del Amor de Dios, no nos sirve de nada, todo le sobra.

El egoísmo, la avaricia, nuestro ego trata de llevarnos por los caminos de perdición, pero Tu Palabra y Tu presencia en nuestras vidas, Señor, nos ayuda a comprender que sólo la humildad, el perdón, el amor, nos conduce hacia la Salvación.

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España

 


   

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 18

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: