Inicio » Palabra de Vida » LAS PROMESAS DE JESÚS

LAS PROMESAS DE JESÚS

28.10.2009. 06:12

Biebaventurados

1 – Noviembre  2009
Domingo Todos los Santos. Solemnidad

“En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron s discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles: “Dichosos los pobres en él espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra. Dichosos os q tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos vosotros cando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande n el cielo”  Mateos 5,1-12ª

LAS PROMESAS DE JESÚS

Las Bienaventuranzas son realidad y promesa, y estas promesas son para todos los que acogen la Palabra de Dios y la ponen en práctica, porque todos ellos son Bienaventurados. 

Bienaventurados, gozosos, felices los que desoyendo lo que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente” los abofetean en la mejilla y ponen la otra. Bienaventurados, gozosos, felices los que desoyendo las palabras “Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tus  enemigos” aman a sus enemigos. Bienaventurados, gozosos, felices aquellos que ruegan a Dios por los que los persiguen.
Bienaventurados, gozosos, felices
los que no ven la brizna del ojo de su hermano, y se sacan la viga que tienen en el suyo. Bienaventurados, gozosos, felices los que  oyendo la Palabra de Dios la ponen en práctica.”

Son promesas porque sabemos que los pobres aún no han heredado la tierra y que los pacíficos siguen luchando para que así sea.

Y son realidad porque tenemos el testimonio de tantos hombres y mujeres que a lo largo de la vida hemos conocido, todos ellos son la realidad de todas y cada una de las promesas de mí Señor Jesús.

Hombres y mujeres que con humildad trabajan como obreros del Reino de Dios. Que trabajan en la viña de la paz, que riegan los surcos con la honestidad y la limpieza de corazón, ellos son hoy en nuestro mundo una realidad tan evidente de las Bienaventuranzas que todos los reconocemos como los Hijos de Dios.
¡Bendito seas Señor!

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 13

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: