Inicio » Palabra de Vida » NO PODÉIS SERVIR A DIOS Y AL DINERO

NO PODÉIS SERVIR A DIOS Y AL DINERO

16.09.2010. 18:57

Nuevo Testamento 

 

19 – Septiembre del – 2010
Domingo XXV del Tiempo Ordinario

“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: <<Un hombre rico tenía un administrador, y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: “¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido”. El administrador se puso a echar sus cálculos: “¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa”. Fue llamando uno a uno a los deudores d su amo y dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi amo?” Este respondió: “Cien barriles de aceite”. Él le dijo: “Aquí está tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta”. Luego dijo a otro: “Y tú, ¿Cuánto debes?”. Él contestó: “Cien fanegas de trigo”. Le dijo: “Aquí está tu recibo escribe ochenta”. Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz. Y yo os digo: Ganaos amigos con el dinero injusto, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es de fiar en lo menudo también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo tampoco en lo importante es honrado. Si no fuisteis de fiar en el injusto dinero, ¿quién os confiará l que vale de veras? Si no fuisteis de fiar en lo ajeno, ¿lo vuestro, quién os lo dará? Ningún siervo puede servir a dos amos, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y a dinero>>.”  Lucas 16,1-13

NO PODÉIS SERVIR A DIOS Y AL DINERO

La eterna lucha de los cristianos, los ricos justificando sus riquezas y los pobres ansiando la riqueza que les falta.

Con cierta frecuencia los creyentes sucumbimos ante los deseos de conquistar mayor poder del que se tiene por encima de quien sea y como sea; y esto queridos amigos, no casa con la vida que Jesús ha venido a ofrecernos.

 

Dios y dinero es una fórmula que no combina, porque la tendencia es la de idolatrar de tal forma al falso-dios dinero que con gran facilidad nos olvidamos de nuestro auténtico y único Dios, que es la máxima expresión de la pura gratuidad.

 

En la parábola vemos como se ensalza la sagacidad del administrador que con artimañas trata de ganarse amigos para cuando lleguen los tiempos de escasez y no pasar necesidades. Esta actitud, puede ser la del hombre o la mujer de fe: disfrutar de los bienes de la tierra para crearnos la paz en el alma, promover la justa distribución de la riqueza para que no le falte a nadie lo necesario para poder vivir conforme a la dignidad humana. Es en este sentido como hemos de entender y traducir las palabras de Jesús referente a la astucia y alago del administrador.

Queridos hermanos, hemos de moderar nuestros deseos hacia las riquezas para conseguir entender que la mayor riqueza a la que hemos de aspirar  es la de sentirnos en armonía con la creación entera, y por tanto, con uno mismo.

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España  

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 9

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: