Inicio » Palabra de Vida » Quien quiera ser primero, que sea el último

Quien quiera ser primero, que sea el último

16.09.2009. 12:56

De ellos es el Reino

20 – Septiembre 2009
Domingo XXV del Tiempo Ordinario

“En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará”. Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: “¿De qué discutíais por el camino?”. Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: “Quien quiera ser primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”. Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: “El que acoge a un niño como este en mí nombre me acoge a mí; y el que m acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado”. Marcos 9,30-37

¿QUIÉN ES EL PRIMERO?

La notoriedad, los laureles y la celebridad son el atavío de una vida desenvuelta al exterior.

Deseamos ser bien admirados, ser considerados en todas las reuniones, ser los más selectos, ocupar los primeros puestos… Tener poder, que todos anden a nuestro alrededor, que nos halaguen y agasajen con frecuencia.

Los discípulos de Jesús son el ejemplo más claro de los que hoy siguen siendo sus discípulos, nada ha cambiado, tratamos de ser “generosos” y por otra parte escondemos nuestros propios intereses, manifestamos ante los demás ser “idealistas”, y sin embargo en el fondo, lo que realmente somos “materialistas”, al igual que el mundo en el que vivimos inmersos, a estos Jesús los llamaba “hipócritas” hoy a muchos de nosotros no podría llamarnos sino de la misma manera.

Somos como aquel primer pueblo de Israel, al que Dios tuvo que decirles: “Este es un pueblo que me alaba con los labios pero su corazón está lejos de mí”. Con nuestros labios decimos que Jesús es el Señor de nuestra vida, que Él llena nuestra existencia, pero en realidad vamos tras nuestras pequeñas parcelas de poder.

Queridos, el Evangelio, una vez más, nos pone al descubierto, quita nuestras caretas. Jesús nos habla con claridad: aquel que quiera ser el primero en la lista de los convocados al Reino, el que quiera ser el primero de sus discípulos, tiene que ponerse al servicio de los más pequeños. Mirad, no se trata de un juego de palabras, sino de una forma de vida, la misma vida que Jesús el Maestro nos enseña a vivir. Amigos, ser cristiano o lo que es lo mismo, ser discípulo de Jesús es vivir la vida desde Dios.

Los que viven así, esos, son los que ocuparán los primeros puestos en el Reino de los Cielos.  

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 17

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: