Inicio » Palabra de Vida » ¿Quién dice la gente que soy yo?

¿Quién dice la gente que soy yo?

09.09.2009. 05:30

Evangelios

13 – Septiembre 2009
Domingo XXIV del Tiempo Ordinario

“En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Filipo; por el camino, preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. Ellos le contestaron: “Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas”. Él les preguntó: “Y vosotros, ¿Quién decís que soy?”. Pedro le contestó: “Tú eres el Mesías”. Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y empezó a instruirlos: “El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días”. Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo, Jesús se volvió y, de cara a los discípulos, increpó  a Pedro: “¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!”. Después llamó a la gente y a sus discípulos, y les dijo: “El que quiera venirse con migo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará”. Marcos 8,27-35


IR DETRÁS DE ÉL                                       

Lo que dice el texto litúrgico que hemos leído es “Quítate de mi vista, Satanás”. En las nuevas traducciones, se recupera el texto tal como fue pronunciado por Jesús, que dice literalmente: “Ponte detrás de mí”. Porque lo que le está diciendo Jesús a Pedro es que él no puede ir delante del Maestro, que Pedro no es el Maestro, y que además, está causando confusión en aquellos que están presenciado la conversación, sobre todo en los más débiles.

“Ponte detrás de mí” “Quítate de mi vista Satanás” Jesús con estas palabras nos hace descubrir la importancia de ser discípulos suyos. El discípulo no puede ser más que el Maestro, nosotros no podemos ir sino tras Él, viviendo según sus enseñanzas, siguiendo sus huellas.

Si Jesús anuncia que Él es perseguido, el discípulo ya sabe lo que le espera. Si Jesús les dice que ha de sufrir mucho, el discípulo no va ser más que el Maestro, y sufrirá a causa del nombre del Señor. Si Jesús les anuncia su muerte en la cruz, el discípulo sabe cuál es el camino, porque queridos, Jesús no engaña, y ya nos ha dicho que es lo que nos espera si lo seguimos, si queremos ser discípulos suyos por tanto no estamos en la ignorancia de saber detrás de quien vamos.

Estamos tan acostumbrados a ir tras los que nos alagan el oído, o de los que nos dan siempre la razón, y de aquellos que nos anuncian una vida sin riesgos ni denuncias, que nos escandalizamos al oír la voz del Maestro que resuena en nuestros oídos diciéndonos: “El que quiera venirse con migo, que se niegue a sí mismo, que cargue cn su cruz y me siga”.
 
Manuel Rico Jorge
Comundad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 7

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: