Inicio » Palabra de Vida » Tomad y comed

Tomad y comed

10.06.2009. 12:12

Eucaristía

14 – Junio 2009
Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, solemnidad

“El primer dia de los Ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos: “¿Dónde quieres que vallamos a prepararte la cena de Pascua?” Él envió a dos discípulos, diciéndoles: “Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo y, en la casa en que entre, decidle al dueño: “El Maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?”. Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, arregladla con divanes. Preparadnos allí la cena”. Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua. Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo: “Tomad, esto es mi cuerpo”. Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se lo dio, y todos bebieron. Y les dijo: “Ésta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos. Os aseguro que no volveré a beber del futo de la vid hasta el día que beba l vino nuevo en el reino de Dios”. Después de cantar el salmo, salieron para el monte de los Olivos." Marcos 14,12-16.22-26

LA CENA DEL SEÑOR

Una vez muerto los apóstoles, allá a mediado del siglo II en la Iglesia se debatía sobre la cena de Jesús, unos decían que no había sido más que una cena de despedida, otros mayoritariamente insistían en que fue una Cena Pascual. El debate no era pueril, pues se trataba de dar con el verdadero sentido con el que Jesús mismo quiso darle a esta cena. El Evangelista Marcos trata de dejarnos muy claro que la cena se celebra dentro de un contexto de Pascua, es más Marcos matiza que la decisión de celebrarla ese día era porque dicho día se sacrificaba el cordero pascual, el primer día de lo Ázimos; y los discípulos le insisten preguntándole que dónde quiere celebrar la Pascua; Marcos insiste dos veces más en repetir esta palabra cargada de significado.

Queridos, Jesús no sólo celebró la Pascua como todos los judíos la venían celebrando desde el día en que fueron liberados de Egipto, sino que Él, Jesús, es la Pascua. Jesús es el Cordero Pascual, que voluntariamente  es sacrificado por nuestra redención, por medio de su muerte nosotros hemos sido liberados y admitidos por el Padre como hijos adoptivos, ya que el precio de nuestra adopción ha sido la sangre de su Hijo.

De esta manera la Pascua se transforma para los cristianos en la fiesta de Salvación irrebatible y en memorial de este acontecimiento. ¡Aleluya!

Manuel Rico Jorge
Comunidad Parroquial Nuestra Señora de la Asunción
Casar de Cáceres
España

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 8

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: