Inicio » Testimonios » Cada día es un nuevo amanecer.

Cada día es un nuevo amanecer.

02.02.2010. 13:19

Testimonio de vida cristiana




Las dificultades siempre estarán ahí acompañándonos en nuestra vida de cada día, pero la fe con que las afrontamos son la señal de que siempre podemos ir adelante sin mirar a tras.

La vida que Dios nos regala, es para ser feliz y alegrarnos, aunque todo a nuestro alrededor nos dé la sensación de que va al revés. «Abrirse a la vida a pesar de las dificultades, agradecer lo que uno tiene y pensar en positivo, porque si tienes un problema siempre va a haber una solución», es lo que decía Juan Diego Alarcón cuando tenía trece años.

Y ¿quién es Juan Diego? Se estrenó sobre los palcos con diez años y su voz no ha parado de cantar. Actualmente tiene 24 años y sigue cantando. Pero, lo que hace especial a Juan Diego, es su tenacidad y su visión de la vida.

Nacido en Quito, Ecuador, en 1987, teniendo él tres años, su familia se trasladó a Santiago de Chile. Hasta ese momento parecía un niño normal. Sólo padecía de cierta dificultad al subir las escaleras que los médicos diagnosticaron como “Distrofia Muscular Duchenne”.

Esta enfermedad debilita los músculos hasta hacerlos tan débiles que ya no sostienen el propio cuerpo, deforma las extremidades poco a poco, y lleva a problemas respiratorios, del corazón, etc. Esta situación afectó mucho a toda la familia, pero, en ese momento fue cuando comenzó el gran desafío de Juan Diego.

Aficionado de las canciones de Topo Gigio y Mazapán, poco a poco fue descubriendo el talento que tenía y cómo podía sacarle el mayor provecho.

A los siete años comenzó a usar silla de ruedas; las continuas caídas por debilidad hacía necesario dar este paso. Estudiaba en el International Preparatory School, de Santiago de Chile.

La alegría que irradiaba lo llevó a hacerse muchos amigos. Para él lo más importante era cantar. Y ¿la enfermedad? Nunca fue algo negativo: «yo no me pregunto por qué a mí, sino para qué a mí», dice él mismo.

Comenzó a asistir a sesiones de terapia en el Instituto Teletón, donde conoció a Gerson, muchacho peruano que se encargaba de su cuidado físico, y que también era amante de la música. Compartiendo mucho tiempo juntos, aprovechaban para cantar y lo que parecía un pasatiempo se convirtió en un desafío.

Con diez años, comenzó a cantar en público. En la cena de despedida de un Seminario de Distrofia Muscular en Estados Unidos le tocó entonar: “Yo creo que puedo volar”.

Después, compartió escenario con el cantante Alberto Plaza, en su gira por Ecuador, donde aprovecharon para ir a la Fundación Guayasamín, donde dedicaron sus canciones a un grupo de personas discapacitadas.

De aquí, Juan Diego sacaría la idea de comenzar la “Casa de la Alegría”, lugar donde se pueden presentar conciertos, teatros, etc. con todas las posibilidades para los minusválidos, y su propia fundación, "Fundación Juan Diego, más allá de las estrellas", para integrar y promocionar a personas con alguna discapacidad.

En el año 2001, lanzó en Ecuador su primer disco, titulado “Más allá de las estrellas”. Este sería el comienzo de una serie de acontecimientos: fue segundo lugar en el concurso literario "The Goic Peace", organizado por la Unesco; el Congreso Nacional de Ecuador lo condecoró como ejemplo para la humanidad; la Organización Mundial de la Salud lo condecoró con el premio “Campeón de la Salud”; ha cantado en varios países: participó en el Día Mundial de la Discapacidad, fue invitado a cantar en la elección de la Miss Quito, fue invitado a Francia para participar en el Teletón…

Es más, el 17 de diciembre del 2007 presentó su segundo disco: “…Y sigo” (que en la contratapa continúa: “…gracias a Dios”)…

Cada día es un nuevo amanecer. Las dificultades siempre estarán ahí, pero la alegría con que las afrontamos es la señal que siempre podemos ir adelante; son la señal de que el futuro siempre será mejor; son la señal de que hay alguien que nos ama y que nos espera con los brazos abiertos. No importa cómo estemos hoy, ni el peso del fardo que llevamos. Como Juan Diego, siempre podemos ir más allá de las estrellas.

Recogido por: 

Manuel Rico

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 9

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: