Inicio » Testimonios » Dios tocó mi corazón

Dios tocó mi corazón

02.03.2010. 12:10

La Mano de Dios 

 

Hola mis queridos hermanos, mi nombre es José Antonio García tengo 25 años y quisiera contarles algo de mi testimonio. A mis 14 años empecé a tomar y así caí poco a poco en el vicio del alcohol, hasta el punto de volverme un alcohólico de todos los días. Por ese  vicio empecé a pelear y a hacer mucho daño a personas buenas. En ocasiones discutía con mi papá y mi hermano y hasta les llegué a pegar. Por el vicio caí a la cárcel varias veces, a hospitales y a llegar a hacer las cosas más bajas que un ser humano pudiera hacer.

Una vez en una de mis tantas peleas, fui herido por machetazos, golpes de bates de béisbol y botellazos que casi me matan. Tenía un carro y lo choque 2 veces.

 

Creí que nadie me podía ayudar e intente suicidarme en varias ocasiones porque me sentía una basura por el odio, el vicio, la sed de venganza y la rabia contra los que me dieron los machetazos. En una ocasión atropellé con mi carro a uno de mis agresores, lo quería matar.         

Debido a mis tantos problemas y a la situación del divorcio de mis padres quise buscar una solución y me llevaron a consultar a un brujo. Me hizo una " limpia " para la suerte y me puso una pomada en la frente (lo cual era un sello de protección). También me dió un amuleto y sin saberlo  y ante mi incredulidad lo único que ese brujo hizo fue echarme un demonio encima.

Al llegar a Holland, yo venía con la intención de vengarme y matar a los que me habían golpeado, ese mismo día en que llegué aquí había un retiro que se llama "Nueva Vida".  Mi mamá me invitó a ir y yo aún sin quererlo fui.

Sin darme cuenta de cómo pasó, Dios tocó mi corazón, le permití que entrara y ahora me ha transformado poco a poco. Inclusive hasta les pedí perdón a los que me hicieron daño y hoy son mis amigos.

Después de algunos días por medio de los sacramentos y del apoyo de nuestro sacerdote y miembros de la comunidad que oraron para que Dios me pudiera liberar de lo que me había puesto el brujo. 

Gracias a Dios hoy soy un hombre nuevo. El me ha dado otra oportunidad de vida, experimenté su perdón y su amor y ahora puedo decir con orgullo y seguridad que "Cristo vive" y que nunca podré agradecerle todo lo que hizo por mí.

Gracias Señor por ser tan bueno ¡honor y gloria para ti por siempre!...

José Antonio García    

 

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 4

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: