Inicio » Testimonios » El papel de los laicos en la Nueva Evangelización

El papel de los laicos en la Nueva Evangelización

23.05.2011. 04:53

Testimonio de Vida

Cuando me propuse escribir sobre el papel de los laicos en la Nueva Evangelización, lo primero que me vino a la cabeza fueron estas palabras de Juan Pablo II: “Cada laico cristiano es una obra extraordinaria de la gracia de Dios y está llamado a las más altas cimas de la santidad”.

¡Qué extraordinaria manera de llamarnos a la responsabilidad ante este gran reto que supone nuestra vocación a la santidad!

Una santidad que se logra en la normalidad de cada una de nuestras vidas, y con las circunstancias concretas que Dios ha elegido para cada uno de nosotros. Porque es en la familia, el trabajo, la cultura y los medios de comunicación, la política y el deporte, etc., donde, sin rarezas, y dejando a un lado apariencias forzadas y/o forzosas, tenemos que hacer presente el rostro de Cristo.

Es verdad, que “a veces, los seglares, hombres y mujeres, no parecen apreciar del todo la dignidad y vocación que nos es propia como laicos”, tal y como afirmaba Juan Pablo II. Pero nosotros sabemos que “no, no se puede hablar de un “vulgar seglar", porque todos vosotros habéis sido llamados a… desempeñar vuestro papel en la evangelización del mundo”. (Juan Pablo II, Limerick (Irlanda), 1-X-1979).

De ahí que un conocido mío diga con frecuencia: “Si los laicos no existieran en la Iglesia, habría que inventarlos”. A fin de cuentas, los fieles laicos estamos en todas partes, porque nuestro lugar es el mundo, porque somos “de todas partes"; no somos “como ellos", como los demás hombres y mujeres del mundo; no, somos “ellos"; y tenemos la responsabilidad divina de “transformar, iluminar y redimir” nuestro mundo, haciendo atractivos el Bien y la Verdad.

Puesto que, como viene recordándonos Benedicto XVI:"uno de los principales objetivos de la actividad del laicado es la renovación moral de la sociedad, que no puede ser superficial, parcial e inmediata. Debería caracterizarse por una profunda transformación del ethos de los hombres, es decir, por la aceptación de una oportuna jerarquía de valores, según la cual se formen las actitudes".
Y para esta tarea inmensa que tenemos ante nosotros, para “tocar” los corazones de los que nos rodean, se necesitan personas piadosas, alegres, valientes y sin complejos.
Hombres y mujeres bien formados, que tengan argumentos para hacer frente a los ataques contra la familia, la vida, el matrimonio, la educación, etc. Cristianos de una pieza, sin doblez ni engaño, que cautiven a los hombres con su ejemplo lleno de optimismo, de amor y de esperanza. Puesto que, “el hombre contemporáneo cree más a los testigos que a los maestros; cree más en la experiencia que en la doctrina, en la vida y en los hechos que en las teorías” (Redemptoris Missio, n. 42).

El secreto es sencillo: estar enamorados de Cristo. Esta es nuestra fuerza: el amor a las personas porque amamos a Jesucristo.

Remedios Falaguera

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 3

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: