Inicio » Testimonios

Confiar En Dios

Comentarios (10) 18.05.2009. 12:09

Jesús nos invita a dar testimonio


Paz y bien.

 
¡Qué alegría! No os podéis imaginar qué alegría sentimos al saber que un niño estaba viniendo de camino.
Llevábamos tan sólo tres meses casados y mi mujer ya estaba encinta. No nos importaba no tener una casa grande ni no tener un empleo estable. Nos queríamos tanto que sólo pensábamos en poner nuestro amor al servicio de Dios. Si era su voluntad Él nos daría un hijo. Y así fue. Y tal era el convencimiento de que en verdad era un regalo de Dios que, en secreto, se lo consagré a Él con todo el corazón.

"Este hijo nuestro es tuyo, Señor”. La alegría por esta noticia se extendió por toda la familia y amigos como una explosión. La vida estaba resultando extremadamente generosa con nosotros y le dábamos gracias a Dios constantemente.

Y llegó el momento de la primera ecografía. Era 19 de octubre. Estábamos exultantes. ¡Por fin íbamos a ver a nuestro hijo! Preparan a mi mujer, ponen en marcha el ecógrafo y ahí estaba, flotando en el vientre de su madre, con sus bracitos, su cabecita, sus piernecitas."Bueno- dice la doctora - tiene pliegue nucal positivo y alto ¿Has pensado hacerte una amniocentesis?" "No- responde mi mujer -si no es necesario no queremos hacerla por los riesgos que conlleva para el feto". "Pues yo te recomiendo que te la hagas porque este niño viene con síndrome de Down o con alguna otra alteración cromosómica y cuanto antes lo sepas antes podrás decidir... que aún estáis a tiempo".

No entendíamos nada. ¿Nuestro hijo tiene síndrome de Down? ¿Nos estaba hablando de abortar?
Os podéis imaginar cómo nos sentíamos. Todo nos daba vueltas, iba demasiado deprisa. Hace unos minutos estábamos llenos de gozo y ahora nos hablaban de problemas... y de... Nos pasaron inmediatamente con una doctora para que nos explicase en qué consistía la amniocentesis. Casi nos aseguraba que el niño venía con un síndrome de Down y que después de los resultados podríamos “interrumpir” voluntariamente el embarazo. Otra vez la muerte.

Pasamos a una tercera doctora que le practicó un “screening” (prueba química que determina el nivel de alfafetoproteína en la sangre). Esta prueba fue positiva. Ella también nos habló de “interrumpir”...

A estas alturas del día nuestro dolor y nuestro aturdimiento eran enormes. Al llegar a casa cogí los Evangelios. Le pedí a Dios una palabra que me explicase porqué estaba ocurriendo esto y me dijo: “Porque el Señor lo necesita” (Lc 19, 34). Fui a donde estaba mi mujer. Se lo conté y le dije: “No lo entiendo. No entiendo para qué necesita Dios esto de nuestro hijo pero tenemos que decir que sí, como María, aunque no lo entendamos”. Y comencé a llorar como cuando era niño, buscando consuelo de la Mamá. (Sabed, mis queridos hermanos, que esta aceptación de la voluntad de Dios no fue una heroicidad. Con el paso del tiempo he llegado a la convicción de que esa confianza en Él, incluso sin comprender qué ocurre, viene de Dios mismo. No sale de nosotros. Él no nos abandona JAMÁS).

Señor, me pongo en tus manos


Pues bien, quisimos conocer otra opinión facultativa y el día 23 fuimos a un ginecólogo privado que no hizo más que corroborar las anteriores opiniones, sabiendo además que en los cuatro días transcurridos, el pliegue nucal había aumentado de 4’ 7 mm a 5’ 4 mm. Pero la preocupación fue mayor porque vio dos manchitas en el cerebro que “pueden borrarse o convertirse en una hidrocefalia”. Nos explicó los problemas que pueden afectar a los niños con síndrome de Down: “Pueden morir al nacer, tener diversas cardiopatías, tener que operarlos por otras complicaciones o pueden ser niños adorables y extraordinariamente cariñosos... Pero sufren mucho y sufren los padres... Siempre podéis tomar una decisión... Sois jóvenes... Aún podéis tener más hijos... Esto no es más que un accidente...” ¿Mi hijo, un accidente? ¿Otra vez nos hablan de matar a nuestro niño? Y otra vez, al llegar a casa, Dios nos dio una palabra: “Antes de haberte formado YO en el seno materno, te conocía y antes que nacieses te tenía consagrado”. (Jr 1, 5) ¡Bendito sea Dios! Era la corroboración de que ese niño que venía estaba presente de manera palpable en el Amor de Dios. Nuestras oraciones se hicieron más sinceras, más vivas, más intensas y profundas. Sí, aceptábamos la voluntad de Dios con todas sus consecuencias, aún sin entender nada, pero estábamos convencidos de que Cristo sana, que Jesús atiende cada una de nuestras peticiones y nosotros le suplicábamos que sanase a nuestro hijo.

El martes 24 de octubre fuimos al templo de Mª Reparadora a ver a Jaime Burke O. P., al que Dios bendiga cada segundo de su vida. Tras la enseñanza y la Eucaristía fuimos a hablar con él. Le contamos lo que ocurría y le pedimos humildemente que orase por el bebé.” Muy bien- nos dijo -, pon tus manos sobre el vientre de tu esposa”. Nos abrazó y entre otras bellísimas palabras dijo: “Que en la próxima revisión, los médicos se maravillen de tus prodigios, Señor”. Tras aquella oración sentimos una Paz inmensa.
Pero hermanos, yo soy como San Pedro, capaz de saltar de la barca y andar sobre las aguas, convencido de que Dios mismo me da el poder para hacerlo, y comenzar a hundirme por mi miedo, por mi falta de fe. Creía en la Voluntad Perfecta de Dios pero a veces dudaba que esa voluntad fuese la de curar a mi hijo. Y el jueves siguiente iba caminando por la calle con esa angustia cuando escuché en mi interior una voz clarísima que me dijo: "Confía en mí".

Mis queridos hermanos, era el mensaje del Divino Cristo de la Misericordia a sor Faustina que me alentaba a dejarle hacer a Él las cosas. Y comencé a cantar: “Y deja que Dios sea Dios, deja que Dios sea Dios. Tú sólo adórale”.

Llegó el día de la siguiente prueba (30 de Octubre).Estábamos muy nerviosos pero hacíamos como que no pasaba nada. Al llegar a la consulta me dijeron que yo no podía pasar. Esperé en la sala. Yo sabía que a esa hora varios hermanos y familiares estarían rezando por nosotros (¡Ah, el poder maravilloso de la oración!). Yo también comencé a rezar, creo que como nunca antes lo había hecho, con el corazón, con la mente, con todos mis sentidos,...” Hágase tu voluntad, hágase Padre, pero una palabra tuya, un pensamiento, una mirada y mi hijo sanará”. Me fui tranquilizando confiando en que la voluntad de Dios se iba a cumplir. Pasado un rato se abrió la puerta de la consulta. Mi mujer salía riéndose. Pensé: “Pobrecilla. Esto le está afectando demasiado”. Se me acercó y me dijo: “Tranquilo, no pasa nada”. “Lo sé- le dije – debemos estar serenos. Yo ya lo estoy”. “No. Que no lE pasa nada. Los médicos no se lo explican pero le ha desaparecido el pliegue nucal y el cerebro está perfectamente. Me han hecho una segunda eco porque no entendían lo que estaba pasando”. Comencé a llorar. Lloraba por la tensión acumulada. Lloraba por lo que estaba oyendo. Pero sobre todo lloraba por sentirme tan pequeño e insignificante ante la Grandeza de Dios, ante su Amor derrochado a borbotones sobre nosotros, sobre nuestro hijo, ese hijo que, días antes, unos doctores nos proponían “interrumpir”.

Sí, mis queridos hermanos, el Señor lo necesitaba para hacer sus prodigios, para que los médicos se maravillasen, para que los que creemos lo aclamemos como nuestro único Dios y Señor, para que creamos en su Amor incondicional, incluso cuando nos alejamos de Él. Para que le demos gracias, lo alabemos, lo bendigamos y cantemos en todo momento y lugar: “Gloria a Ti por siempre, por siempre, por siempre. Amén.”
¡Aleluya!

Diego Carvajal.
Grupo de Fuente Viva. Madrid.

<< Primera « Anterior [54 / 54] Siguiente > Ultima >>

Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 6

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: