Inicio » Testimonios » Seminario de Vida en el Espíritu

Seminario de Vida en el Espíritu

16.08.2011. 05:25

Caminar en el Espíritu

Nunca en mi vida había tenido una experiencia tan maravillosa, y tan grande como la que viví en ese fin de semana del Seminario de Vida en el Espíritu. Yo pensaba que había gozado mucho en la vida. ¿Pero qué gozo? El mayor gozo lo estoy viviendo ahora. ¿Cómo era que yo vivía antes sin Cristo mi Rey? Soy nueva criatura, nací de nuevo al haber hecho este Seminario de Vida en el Espíritu. Mi gozo, mi paz, solo está en Cristo Jesús…Gloria y Alabanzas a ti Señor, solo vivo para ti.

El padre Darío dijo al inicio del Seminario, que la persona que pensaba que iba a descansar, se podría ir porque en este seminario no se daba tregua para descanso. En lo que concierne a mi persona, ni cuenta me daba que había que dormir, pues ni sueño tenía, para la Gloria de Dios. Yo trabajo mucho, regularmente siempre estoy cansada, y durante el seminario se me olvido el que el cansancio existía.

Yo le doy muchas gracias a Dios por darme la oportunidad de haber participado en el Seminario de Vida en el Espíritu, que desde antes de empezar, ya se sabía que el Señor se iba a manifestar en grande. Muchas personas que deseaban hacerlo, no pudieron. Gracias Padre, gracias por elegirme.

Siempre estaba contenta y deseosa de que empezara la charla, o estar en el Santísimo...si antes me acusaban de fanática, loca, ahora si es verdad que estoy loca y de remate por Cristo Jesús... Me gusta estar sola y hablando con él, y de él,…solo de el…, ojala que me entendieran… Verdaderamente mi vida es otra, nací de nuevo.

Desde el primer momento alabamos mucho al Señor, y mientras más lo alabamos, mas se experimentaba la presencia del Señor, muchas palabras de conocimiento, el Señor solo estaba para nosotros, GLORIA, GLORIA A DIOS… gracias mi Dios… Sentía mucho olor a incienso como si estuviera a mi lado, mas luego fue corroborado por mis compañeros. Ese lugar estaba lleno de la presencia del Señor. El Señor estaba en grande con nosotros.

Ya estaba distinta, llena de amor, llena de ternura, como si fuera ese lugar fuera mi hábitat, solo mío, me sentía cómoda, llena de amor, de ternura, mi corazón se estremecía de amor. Nunca en mi vida había estado tan y tan cerca de Dios. No quería que terminara.

Cuando el padre Darío nos estaba dando el primer tema, que era “EL AMOR DE DIOS”, el corazón de los que estábamos ahí se estremecía de amor, como de adentro, lloraba mucho, era un llanto de alegría, como de paz, que salía de mi corazón, de mi alma.

Si sabía que el Señor me amaba, pero no tanto, cuanto amor, mientras más me amaba, mas se derramaba sobre mi mucha ternura, El aceptaba nuestras alabanzas,….muchas alabanzas…, y ahí era que se hacía más presente.

No sabía porque el Señor tenía tanta MISERICORDIA para conmigo, con tanto amor tanto para mi, regularmente tenía mucho descanso en el Espíritu, casi siempre me sentía sin brazos, sin pies, mis brazos se levantaban solos. Cuando estaba así me sentía llena, muy llena del Espíritu Santo. Gloria a Dios.

Y cuando llego el segundo tema, “EL PECADO”, tenía una tristeza, tan, y tan grande… pero muy grande...por haberle fallado al Señor, y el amándome tanto. Lloraba, lloraba…Oh mi Dios…te he ofendido tanto, y tu amándome tanto.

Caí muchas veces en descanso en el espíritu. Tuve muchas visiones hermosas, que ahora me doy cuenta que era allá que estaba, porque todo era tan natural, mucha luz, nunca vista. Mis brazos casi nunca estaban abajo, siempre en alto, alabando al Señor, y el Señor manifestándose grandemente, transformándome, y mi corazón lleno de su amor.

El piano de Alcibíades se sentía como si tocara solo, no si él también lo sintió así.

Cuando llego la hora del EXORCISMO, la Virgen estaba al lado del Padre Darío asperjando el Agua Bendita, me daba cuenta que pasaba por mi lado porque se sentía un olor muy fuerte y agradable de aceite de rosas o rosas. Gloria a Dios…

Cuando toco el tema de “FE Y CONVERSION” y el padre Darío habló de los tres tipo de Fe, confianza, bíblica y carismática, la fe de lo alto, y me acorde de algo importante que me paso en mi vida hace cuatro meses atrás. El Padre Darío había predicado unos días atrás, en la iglesia de la cual él es párroco, diciendo en voz alta… EL QUE CREA… EL QUE CREA… EL QUE CREA… lo repitió varias veces con voz fuerte:

EN MI NOMBRE HABLARAN NUEVAS LENGUAS
EN MI NOMBRE ECHARAN LOS DEMONIOS
E IRAN Y SANARAN LOS ENFERMOS, LOS PARALITICOS CAMINARAN, LOS MUDOS HABLARAN, LOS CIEGOS VERAN ETC.

Magui, mi hija más grande, fue operada un cáncer papilar de tiroides y le habían dado yodo terapia cuatro días antes. Ese día era sábado, yo llegue temprano del trabajo, y le dije a mi hija, ¿tú crees que te puedas quedar sola para yo ir enfrente de mi casa a la iglesia? Ella me dijo que si… cuando llegue, ella se sentía muy mal, los músculos no le funcionaban, era sábado los médicos no tomaban el teléfono, y me pare frente al pasillo ahí, vi la imagen de la Virgen de Altagracia que está en el pasillo de la entrada de mi casa, y me acorde de la prédica del Padre Darío… Magui ya no respiraba, me arrodille con ella al lado, pedí mucho Espíritu Santo. Invoqué su presencia en voz alta, empecé a alabar al Señor y cuando ya no sentía mis brazos… Dije… EN EL NOMBRE DE GLORIOSO DE CRISTO JESUS RECIBE SANACION… MI HIJA RECIBE SANACION… RECIBE SANACION EN EL NOMBRE GLORIOSO DE CRISTO JESUS, SANA…SANA… Ella sintió como la sangre corría desde los pies a la cabeza…y ahí se sintió bien. En mi desesperación, antes había llamado a mi comadre Xhenia, cuando ella llegó, mis hijas y yo estábamos en la sala, muy contentas. Como si no había pasado nada en momentos antes, y luego empezamos a orar…Gloria a Dios…y le dimos muchas gracias a quien honor merece.

Cuando el padre Darío dijo que viniera la sangre sobe nosotros… yo veía dos manos y me preguntaba qué era eso, y ahora me doy cuenta que eran unas manos distintas a la de nosotros. Gloria Jesús…Gloria a Dios…

Cuando nos tocó el momento del Bautismo, que fue el Sábado en la noche, me toco sentarme cerca de donde estaba imponiendo las manos la Doctora Odilis… y dijo así…después de haber invocado el Espíritu Santo… veo como llega el Espíritu Santo en forma de paloma… y ahí ya no supe de mi, para la gloria de Dios… Últimamente esperaba ese momento, porque meses antes un domingo como a las 5:00 de la tarde, me recosté en mi habitación antes de ir para la iglesia y tuve una visión muy hermosa, vi al Padre Darío imponiéndome las manos frente al Santísimo, y vi esa paloma brillante sobre mí. Gloria Dios, ese día fui corriendo a contárselo a mis hijas... Cuando volví a mi asiento veía los hermanos como caían dormidos en el espíritu, eso fue una experiencia especial…grande, Alabado se mi Dios y Señor.

Cuando estábamos dando los testimonios, todos nos maravillamos con las distintas manifestaciones del Señor.

El padre Darío dijo que todavía no terminábamos, que íbamos para la capilla, a seguir orando frente al Santísimo, que él y los servidores orarían con imposición de manos frente al Santísimo. Mis hermanos… si momentos antes cuando el bautismo fue grande, allá la manifestación del Señor fue más gloriosa, el hermano Harry oro por mí y yo no me daba cuenta ahí caí descansando en el espíritu. Luego las hermanas servidoras, que trabajaron mucho, seguían orando con imposición de manos, éramos muchos, se fue orando por cada uno, ya era un poco tarde…y por fin llego mi turno. El Señor tiene tanta misericordia de mi, y me ama tanto, y me dijo tantas cosas hermosa que yo nunca había esperado y me siguió bendiciendo y llenándome con su presencia…amen…Gloria Dios…Gracias mi Señor y mi Dios… Hoy le pido a mi Señor y mi Dios que nunca me deje apartar de él.

En la mañana del domingo todos éramos nuevas criaturas, el mismo JESUS se hizo presente, y una fuerza me hizo arrodillar, yo nunca me arrodillo por dolor en las mismas, sentía mucho amor, lloraba y lloraba, el cuerpo no se sentía… Alabado sea Dios.

Después el Padre Darío, celebró la Eucaristía, que fue un verdadero banquete… Gloria a Dios… Cuando terminamos siguió la imposición de manos todos juntos… Alabado sea Dios… Ahí caímos varias veces en descanso en el espíritu.

Fue una experiencia maravillosa, nunca vista.

Hoy puedo decir que nací de nuevo.

Damaris Caminero
1

Arturo Porcayo on 29.10.2011. 15:11

Es muy hermoso tu relato, porque es hermoso sentir la presencia de Dios. Yo al estarlo leyendo, se me han salido las lagrimas, y tambien he sentido hermoso, Felicidades y que no te apartes de los caminos y senderos del señor. Que dios te bendiga.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador Interno

Estadisticas

  • Online: 6

Muy Interesante

Enlaces Recomendados


Zona de Videos
  ZONA DE VIDEOS



Articulos Mas Vistos

Recomienda el Portal a Un Amigo

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: